Se suicida policía de Texas que abusó de niña y amenazó con deportar a su madre

Abuso-Sexual-Infantil-Abusos-Policia-Texas-Madre-Deportada-Migrante

Jose S. Nunez, oficial del estado de Texas fincado en San Antonio fue condenado el sábado pasado a más de 25 años de cárcel por asalto sexual agravado en contra de una menor.

Un policía de Texas abusó durante meses de una niña de cuatro años amenazando a su madre con deportarla si lo denunciaba.

Jose S. Nunez, oficial del estado de Texas fincado en San Antonio fue condenado el sábado pasado a más de 25 años de cárcel por asalto sexual agravado en contra de una menor. El terrible caso se dio a conocer en junio pasado cuando detuvieron al policía, en su domicilio, a las tres de la mañana.

La madre de la joven, aterrada por las consecuencias, decidió ir a una estación de bomberos para denunciar los abusos del policía. Al parecer, su hija acababa de quejarse abiertamente del abuso.

En el transcurso de la investigación que llevó a cabo el estado de Texas, empezaron a surgir detalles cada vez más espantosos. Nunez tocó inapropiadamente a la niña en varias ocasiones en los últimos meses (aunque algunas investigaciones apuntan a que esto pudo suceder durante varios años). Los abusos del policía causaron heridas físicas a la menor y un profundo daño emocional.

Según el Sheriff del condado Bexar, Javier Salazar, Nunez pudo mantener este abuso durante tanto tiempo porque amenazó a la familia con separarlos. La madre de la menor llegó a Estados Unidos como migrante ilegal de Guatemala y no ha regularizado su situación. Así lo explicó el Sheriff:

“Los detalles del caso son francamente descorazonadores, perturbadores, asquerosos y desesperantes. El Sr. Nunez puso a la madre en una posición de miedo de que sería deportada. Creemos que la testigo dudaba sobre reportar la conducta por el hecho de ser indocumentada.”

Al parecer, este tipo de conducta es cada vez más común en la era Trump: los migrantes indocumentados, una comunidad vulnerable, tiene miedo a denunciar todo tipo de crímenes por miedo a ser deportados, separados de sus familias o encarcelados. Así, viven una doble vulnerabilidad acorralados entre el crimen y las autoridades abusivas, como lo señala Salazar:

“Los agresores sexuales son personas de hábitos y oportunidades. No sé si el Sr. Nunez estaba atacando específicamente a la comunidad indocumentada, pero ciertamente le pareció atractiva la vulnerabilidad de esa comunidad en específico.”

Desde hace 10 años, el oficial Nunez había trabajado en detenciones para la cárcel del condado Bexar en San Antonio. El sábado pasado fue condenado a más de 25 años de cárcel y ayer lo encontraron muerto en su celda. Al parecer, el abusador se suicidó por la noche.

CARGANDO...