5 posturas erróneas sobre la pobreza en México

pobreza México, mercado libre, programas sociales, economía

(AP Photo/Dario Lopez-Mills)

El 17 de octubre es Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, un momento que nos permite reflexionar sobre uno de los problemas más complejos que afecta a las comunidades de todo el mundo. Ante el fracaso de programas sociales y el combate interminable por aliviar la situación económica de millones de personas, el peor error que puede cometer una sociedad es el de ignorar o minimizar la vida de los pobres.

En seguida hacemos un listado de 5 posturas que tienen voz y eco en los sectores privilegiados de México y los argumentos en contra que desbaratan estas nociones sin fundamento.

1. “Los pobres son pobres porque quieren”

En una economía de mercado, se supone que todos los integrantes de una sociedad tienen las mismas oportunidades para encontrar el éxito económico. Aquellos que trabajan duro y satisfacen las necesidades de su cliente y/o empresa son recompensados de manera adecuada. En teoría, no hay obstáculos que impidan alcanzar la prosperidad salvo los que tú mismo interpongas en el camino.

Pero la realidad es que las oportunidades que se presentan en frente de cada individuo pueden variar, de acuerdo a diversas variables como estrato social, lugar de residencia, sexo o color de piel. Aunque el trabajo duro sigue siendo un ingrediente clave en la fórmula, la realidad es que hay personas que cuentan con más facilidades que otras para llegar a sus metas.

La naturaleza de un mercado libre es la ley de la jungla. Por cada ganador hay un perdedor, pero en México, las condiciones para competir no son iguales para todos. Por ejemplo, por cada vacante de trabajo que es ocupada, hay 50 personas que se quedan sin el puesto, 50 personas que probarán suerte en otras vacantes, quizás ya no tan lucrativas.

¿Pero aquella persona “afortunada”, cómo consiguió el trabajo? Amiguismo, nepotismo, malinchismo, compadrismo, gandallismo… ¿cuántos “ismos” tenemos que inventarnos para darnos cuenta que aquí no hay igualdad de oportunidades? Uno no es pobre porque quiere, es pobre porque las puertas de los incentivos están cerradas para unos y abiertas paras otros.

2. “Pobre es aquel que exige que el gobierno lo mantenga”

Las políticas neoliberales de las últimas décadas han demonizado toda iniciativa gubernamental que suene a programa de bienestar social. Los economistas libertarios nos repiten una y otra vez que es responsabilidad exclusiva del individuo encontrar su camino en el mercado libre, apoyándose en sus propios méritos y aptitudes. El gobierno no tiene ningún papel en lo que respecta la regulación de los mercados o la manipulación de la mano invisible que guía las fuerzas económicas. A lo mucho, el gobierno debe ser un árbitro que vigila las acciones de los participantes dentro del marco de la ley.

Por tal motivo, toda beca, subsidio, crédito para la vivienda, seguro de desempleo, apoyo para la renta y demás, es un falso incentivo que frustra el desarrollo del individuo en el ámbito económico. El beneficiado no ve ningún motivo por valorar la escasez de recursos porque se vuelve dependiente de la ayuda externa. Aunque en las aulas de la Academia, toda esta teoría libertaria suena seductora al oído del político que no quiere levantar un dedo y al del empresario que no quiere ver al gobierno entrometerse con sus impuestos y normas, en la compleja realidad de los hechos, la sociedad exige medidas y acciones más prácticas y humanas.

Aunque sí hay casos de personas en situación de pobreza que explotan los beneficios que otorgan los programas de desarrollo social, lo mismo podemos decir de gente adinerada que encuentra loopholes en los códigos laberínticos de Hacienda, con el fin de evadir el pago de impuestos. De cualquier forma, los programas sociales no deben ser vistos como una vía permanente de ingresos, sino como un impulso para que el individuo pueda levantarse por sus propios medios y reintegrarse al mercado laboral o pueda estudiar sin tener que invertir tiempo en un empleo.

Adicionalmente, las ayudas son necesarias cuando las oportunidades no son iguales (punto que nos remite al primer apartado de arriba). Si lo fueran, no tendríamos que hablar de programas sociales. Por todo esto y más, el apoyo comunitario es una responsabilidad a la que los funcionarios públicos deben atenerse en un país con conciencia social, quieran o no.

pobreza México, mercado libre, programas sociales, economía
(Notimex- Especial)

pobreza México, mercado libre, programas sociales, economía

3. Los 6 mil pesos de Ernesto Cordero

A inicios de esta década, cuando era Secretario de Economía bajo la presidencia de Calderón, el hoy senador Ernesto Cordero hizo una declaración que lo ha perseguido por toda su trayectoria política.

Hay familias mexicanas que con ingresos de seis mil pesos al mes tienen crédito para una vivienda, tienen crédito para un coche, se dan tiempo de mandar a sus hijos a una escuela privada y están pagando las colegiaturas.

Cordero no ha sido el único político tachado de Maria Antonieta insensible que mide el salario mínimo (80.04 en la actualidad) como ingreso suficiente para que una familia mexicana pueda salir adelante con tranquilidad. Lo más inquietante es que el 10% de los hogares de alguna manera se las arregla con un salario mínimo diario, que equivale a 2,722 pesos al mes, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016.

De hecho, el 30% de los hogares en México viven con menos de 7 mil pesos al mes, principalmente en zonas rurales (Oaxaca, Guerrero y Chiapas siendo los estados más pobres). Tomemos en cuenta que estos datos son del año pasado, por lo que no toman en cuenta los daños y las pérdidas que provocaron los sismos y las tormentas tropicales que han azotado al sur del país en lo que va del 2017.

Lo que es cierto es que la clase política debe ser capaz de ver más allá de los reportes y las estadísticas que se acumulan en sus oficinas y asignarle un rostro humano al sufrimiento que yace detrás de los números en el papel. Solo así podrán dimensionar adecuadamente la crisis humanitaria.

4. “Todo pobre es un delincuente potencial”

Aunque el crimen no es terreno exclusivo de los sectores marginados de la población, hay estudios que han demostrado una y otra vez el vínculo que existe entre pobreza y delincuencia. Ante la falta de oportunidades en el mercado laboral (ya ni se diga oportunidades bien remuneradas), los más marginados se ven obligados a medir los riesgos y los beneficios de una acción ilícita y desesperada. Una solución rápida a sus problemas económicos puede rendir frutos, siempre y cuando su comportamiento no sea sancionado por la justicia. En un país con un nivel inquietante de impunidad, el acto criminal se vuelve recurrente ante la ausencia de castigo.

Ahora bien, a pesar de la poca eficiencia de las autoridades, México está lejos de ser un estado fallido. Afortunadamente, el país cuenta con las instituciones y el sistema de justicia necesarios para operar, a pesar de la ineptitud y corrupción de varios de sus elementos. A final de cuentas, la gran mayoría de la población está consciente que cualquier ganancia ilícita no vale el riesgo de pasar años en la cárcel o muerto de un balazo (o linchado por el mismo pueblo, en el peor de los casos). Por tal motivo, la solución más atractiva recae en la informalidad, al margen de la ley y las instituciones que la rigen, donde se puede vivir y trabajar en una economía alterna a la maquinaria del estado.

pobreza México, mercado libre, programas sociales, economía
(AP Photo/Enric Marti)

pobreza México, mercado libre, programas sociales, economía

5. “El amor al dinero es la raíz de toda clase de males”

Habrá que decirle eso al que lleva noches sin dormir por la ansiedad de no reunir lo necesario para pagar la renta del departamento. O al que debe atrasar sus pagos porque su empleo no le paga a tiempo ni completo. La idea de que el dinero no compra la felicidad podrá ser cierto, pero vaya que te permite gozar de cierto alivio si eso te permite saldar deudas agobiantes. Todos necesitamos dinero y el trabajo es la vía más sencilla y directa de ganárselo de manera honrada. Después de todo, el ingreso por trabajo es la principal fuente de ingresos en los hogares (64.3% del ingreso total).

¿Por qué y para qué trabajamos? ¿Cuál es el objetivo de todo empleo? ¿Acaso uno no se sacrifica 40+ horas a la semana para poner dinero en su cartera, comida en la mesa y un techo para su familia? ¿No trabaja uno para tener un vida digna y sin hambre? Dichosos aquellos que logran ganarse la vida siguiendo sus pasiones, o que encuentran un propósito iluminador en su vida laboral, pero también cuentan los que están ahí para cobrar un cheque que les permita hacer la despensa, pagar luz, agua y gas, poner la colegiatura…

Tal vez el dinero no hace nada por aminorar la “pobreza de espíritu”, pero hace mucho por brindarte el alimento de cada día. Recordemos que la fe católica sí castiga la ambición desmedida, pero recompensa la austeridad; esto no quiere decir que debamos malgastar lo poco que se ha ganado para mantenernos en la pobreza, sino cultivar una disciplina que nos indique cómo ser consumidores más inteligentes y responsables. Saber economizar, en otras palabras.

CARGANDO...