Foto Separó Beatles 26 Septiembre 2019

¿Quién destruyó a los Beatles? (No, no fue Yoko Ono)

Favoritos de muchos, odiados por algunos pocos. Lo que es innegable es que los Beatles es la banda con mayor impacto en la historia de la humanidad. Su música, que va desde relaciones juveniles de pareja hasta crisis existenciales, logra el punto exacto de dulzura sin llegar a lo empalagoso. Entonces la pregunta lógica es: y si eran tan buenos, ¿por qué se separaron?

Es increíble pensar que un acto musical que dejó una huella tan profunda en el mundo haya durado poco menos de una década. Muchos, incluido Paul McCartney, culpan a la esposa de John Lennon, Yoko Ono, por la ruptura de la banda. Sin embargo la respuesta podría ser más compleja e íntima de lo que parece, como argumentaré a continuación.

(AP Photo/File)

Los maravillosos sesenta

El desarrollo económico y educativo de la posguerra permitió que los baby boomers fueran una generación más preparada y con mayor poder adquisitivo que sus padres. De modo que existían las condiciones para el veloz desarrollo de una cultura juvenil. Es así como el rock and roll musicalizó las vidas de los jóvenes de la segunda mitad del siglo XX.

Varias bandas legendarias surgieron en aquel entonces; sin embargo, en esa etapa primigenia, la cultura juvenil era monolítica para bien o para mal, la música de los grupos iba dirigida para todos los jóvenes, hombres y mujeres, ricos y pobres. Creo yo que si las cosas hubieran sido de otro modo, los Beach Boys o los Rolling Stones podrían haber sido quienes hubieran capitalizado más esa tendencia, más fueron los Beatles la banda que encabeza, hasta en la actualidad, la cultura pop a nivel mundial. Los ingredientes de su éxito no son fáciles de identificar, pero ensayo una respuesta: la suma de sus genios y sensibilidades tan distintas lograron el resultado ideal. No obstante, nada dura para siempre, y los sesenta se acabaron junto con los Beatles. El cuarteto de Liverpool parece que fue víctima de su propio éxito.

La beatlemania

Es muy conocida la anécdota de que los gritos de los fans en los conciertos de los Beatles llegaron a tal punto que el cuarteto de Liverpool no podía escuchar su propia música. Ringo tenía que ver el movimiento de los hombros de sus compañeros para seguir el ritmo. Todos estaban hartos de salir de tour, todos menos Paul, quien pensaba que los conciertos eran vitales para preservar sus talentos musicales y evitar que se descarrilaran. Pero incluso él se fastidió tras una desastrosa y lluviosa gira por los Estados Unidos.

Era 1966 y el plan era muy sencillo: no iban a hacer una rueda de prensa para anunciar el fin de los tours, simplemente iban a dejar de tocar y esperarían a que la gente poco a poco se diera cuenta de que a partir de entonces serían una banda de estudio. El cambio fue particularmente benéfico, tal como se comprueba con el Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Sin embargo este sería el principio del fin.

(AP Photo)

Pese a tratarse del álbum más emblemático del grupo y toda una novedad para la época, el proceso de grabación resultó en otra grieta para la agrupación. En lugar de tocar simultáneamente, cada quién hacía su parte y luego las ensamblaban. Ah, y por si fuera poco, en noviembre de 1966, John conoce a Yoko Ono.

¿La quinta en discordia?

En agosto de 1967, justo en la cima de la popularidad de los Beatles, su manager, amigo y figura paternal, Brian Epstein, muere debido a una sobredosis accidental de medicamentos. La banda no podría durar mucho más, Epstein cumplía sus caprichos y conciliaba diferencias, era el pegamento que los mantenía unidos.

El viaje a la India hace que John decida dar un vuelco en su vida: se separa de su esposa Cynthia y comienza una relación con Yoko Ono, una artista multimedia inmersa en las vanguardias de los sesenta. John decide involucrarla en el proceso artístico de la banda durante la grabación del White Album en 1968. Eventualmente Yoko empezó a dar consejos a John frente al resto de la banda, que no vieron con buenos ojos la intromisión de una extraña. La situación comenzó a exasperar a todos. De hechos como este, es que se desprende la teoría más famosa del rompimiento de los Beatles: Yoko fue la culpable. Sin embargo cabe señalar que es John quien decide romper con la dinámica del grupo al llevar a Yoko al estudio y hacerla partícipe de las decisiones que ahí se tomaban.

(AP Photo)

Por si fuera poco, las cosas tampoco están de lo mejor en un aspecto más mundano. La nueva disquera del grupo, Apple Records, resulta ser una fuente de más pérdidas que ganancias. La banda necesita a alguien que maneje sus finanzas. Paul busca imponer a su suegro y a su cuñado, ambos abogados, como nuevos managers del grupo, pero los demás rechazan la idea tajantemente. Al final, John, Ringo y George coincidieron que su nuevo representante sería un personaje nefasto de nombre Allen Klein, que solo contribuyó a aumentar las tensiones que terminaron por romper la unión de la banda.

Fue John el que anunció a los demás el fin de los Beatles. Es importante enfatizar este hecho porque por más influencia que haya podido tener Yoko, es John quien decide dejar a los demás sin siquiera mirar atrás. Quizá en su cabeza tenía sentido, él había creado la banda, así que él la destruiría.

Finalmente dieron su última tocada en la azotea del edificio Apple Corps el 30 de enero de 1969.

Después de ese día, jamás volvieron a estar juntos los cuatro.

Se cuenta que la salida de John afectó más a Paul, quien nunca quizo desintegrar a la banda. Él se dio a la bebida en los días siguientes a la ruptura del grupo. Fue solo con el apoyo de su esposa Linda que Paul logró salir del hoyo. Y quizá como venganza, declaró públicamente su salida del grupo y lanzó su álbum debut como solista antes de que saliera Let it Be, el último disco de los Beatles, pese a que los demás le pidieron que no lo hiciera.

Durante el siguiente par de años, Paul y John se dedicarían a atacarse el uno al otro, con qué otra cosa sino con música.

La vida después de los Beatles

Considero que la respuesta a la pregunta “¿quién destruyó a los Beatles?” está emparentada con “¿para qué destruyó a los Beatles?”, de modo que los indicios están principalmente en lo que pasó después de la ruptura del grupo, y no antes.

(AP Photo)

Y es que, aun separados, los fab four siguieron haciendo música grandiosa. El caso más reconocido por las estaciones de radio de música pop de la nostalgia es John Lennon. El exbeatle, junto con Yoko Ono, continuó con su carrera artística, mezclada con su activismo político en pro de la paz. De ahí que precisamente el Lennon más rescatado es el de “Imagine” y “Happy Xmas (War Is Over)”. Sin embargo el cantautor también era un hombre temperamental, y eso se hizo patente en la música que hizo al inicio de su fase como solista.

También muy popular, aunque con una carrera más interesante, Paul McCartney presentó una demanda en contra de Allen Klein, el gerente comercial de Lennon, Harrison y Starr, que disolvió a los Beatles en 1970. Después lanzó el álbum McCartney para el cual tocó todos los instrumentos, aunque esta banda de un solo hombre no duró mucho. McCartney se unió con el baterista Denny Seiwell y Denny Laine, exguitarrista de The Moody Blues, para formar otro excelente acto musical: Wings. Quizá su mejor disco sea Band on the Run (1973), con temas como el que le da nombre, “Jet” y el más interesante, “Let Me Roll It”, el cual fue tomado por la crítica como un pastiche del estilo de Lennon por la guitarra y el eco de la voz. Si bien McCartney en su momento dijo que el parecido no era intencional, es innegable que se trató de un mensaje dirigido a su excompañero y amigo.

McCartney aún sigue activo en el mundo de la música, tan solo en el 2018 sacó un disco.

Otro exbeatle que continúa su carrera es Ringo Starr, quien anunció que lanzará un álbum en el 2019. No muchos esperaban que Starr continuaría hasta el día de hoy en los escenarios. Se trataba del baterista de la banda, que aportó una cantidad mínima en comparación con la mancuerna Lennon/McCartney, y sin embargo fundó una banda que lleva su nombre, Ringo Starr & His All-Starr Band, y sigue siendo una de las personalidades más queridas del mundo de la música. Incluso como solista, Ringo logra algunos temas atractivos en los que se nota el sello beatle. Tal es el caso de “Never without You” del Ringo Rama (2003).

Por otro lado, George Harrison murió en el 2001 a consecuencia de un cáncer de pulmón que se diseminó al cerebro. Dejó una herencia musical extraordinaria al mundo. Otros exbeatles son amados u odiados, pero Harrison fue aceptado casi universalmente. En vida, formó interesantes lazos con otras grandes personalidades del rock, como Eric Clapton, prueba de ello es el supergroup los Traveling Wilburys, integrado por Bob Dylan, Jeff Lynne, Roy Orbison, Tom Petty y Harrison.

Con esta breve retrospectiva de las carreras de los Beatles como solistas quiero decir que quienes destruyeron a la banda fueron ellos mismos. El proyecto musical ya les quedaba chico artísticamente hablando. Una vez fallecido Brian Epstein, se perdió uno de los factores de cohesión del grupo; además cada uno de ellos inició un camino propio en su evolución como músicos. Es por ello que cada quien quería llevar a la banda hacia un rumbo distinto y era inevitable llegar a un punto en que los intereses ya no serían conciliables. Lo mejor para todos fue que cada quien formara su proyecto propio e hiciera su música.

John, Paul, George y Ringo destruyeron a los Beatles y la música se favoreció con esta ruptura.

Ilustración: Cuemanche

comentarios