Lee también:

Prostitución infantil: la aberrante cara de la esclavitud moderna