Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

La NFL y México: una relación de constantes claroscuros

NFL y México: una relación de constantes claroscuros desde su origen hasta hoy, en el 2019.
noviembre 14, 2019

México es un país inigualable. Su gente, su calidez, sus sitios turísticos y un eterno etcétera se pueden agregar a una larga lista de cualidades que tiene el territorio mexicano; es por esto que, al paso de los años, se ha convertido en un lugar atractivo para las instituciones más importantes a nivel mundial y las ligas deportivas no son la excepción. 

En la época reciente, la Major League Baseball (MLB), Fórmula 1, National Basketball Association (NBA) y National Football League (NFL) han decidido incluir en sus calendarios a México, conscientes del gran público que tienen. Sin embargo, la NFL es una de las ligas que más disfruta de la pasión de los aficionados mexicanos, al punto de que es la nación con más seguidores a nivel mundial fuera de Estados Unidos. 

La relación entre la liga más poderosa de futbol americano y México sigue estrechando lazos de amistad que le permiten pensar en planes a futuro. No obstante, históricamente ha estado en un constante sube y baja de emociones que comenzó en el año de 1968. 

Luces, cámaras y… ¿la acción? 

Con la inauguración del Estadio Azteca (1966) en el fresco recuerdo, no podía haber otro escenario tan predilecto para recibir los eventos deportivos más destacados del mundo y -para 1968- un partido de la NFL fue uno de los elegidos. 

Cámaras de televisión, equipos acordados, fanáticos emocionados… Todo lo que se necesitaba estaba en su lugar para que Detroit Lions y Philadelphia Eagles se enfrentaran el 11 de agosto de 1968 en el Coloso de Santa Úrsula. 

Como sucede en eventos de alto impacto, la organización mexicana preparó una verdadera fiesta alrededor del duelo de Lions y Philadelphia. Bailables folklóricos, eventos musicales y hasta un “reina” del partido habría. Sin embargo, todo se vino abajo en un abrir y cerrar de ojos. 

El 8 de agosto de ese icónico 1968 en México, el gerente del Futbol del Distrito Federal, Ricardo Medrano, expresó una palabras que dejarían helados a todos los aficionados que esperaban el partido: “Se informa que el juego ha sido suspendido por causas de fuerza mayor”, recuperó el periódico Excélsior

Así, como si nada se hubiera tenido preparado para recibir el partido amistoso, las autoridades del entonces DF dieron carpetazo al que sería el primer juego de la la NFL en territorio mexicano. 

Si bien no hay una explicación a fondo, el ambiente político y social que se vivía en ese tiempo en la ciudad, que meses más tarde terminaría en el trágico 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas, se baraja como una de las posibilidades que llevaron a cancelar el juego. 

Una terrible primera vez

Tras la cancelación del duelo en 1968, México tuvo que esperar una década para poder volver a sonreír por el futbol americano estadounidense y su visita a suelo tricolor, aunque esta no fue la mejor. 

En 1978, después de aguardar con una notable paciencia, los mexicanos pudieron disfrutar de un duelo de la NFL y los grandes invitados fueron New Orleans Saints y Philadelphia Eagles (otra vez).

A diferencia de la primera edición prevista 10 años antes, para el juego entre Saints e Eagles el lugar cambió por completo. Si bien se jugó en el Distrito Federal, el escenario acordado para recibir el duelo fue el Olímpico de la Ciudad de los Deportes o mejor conocido como el Estadio Azul, un inmueble diseñado en su origen para disfrutar del juego de las tacleadas.

Ante la mirada de cerca de 30 mil espectadores, el 5 de agosto de 1978, los Saints de Archie Manning (padre de Peyton y Eli Manning) derrotaron a Philadelphia con un pobre resultado en el marcador: 14-7. Sin embargo, lo que se llevaría la plena atención serían las declaraciones de jugadores, que tiempo después se harían públicas. 

“Fue, sin lugar a dudas, uno de los peores fines de semana que he tenido en mi vida. Pueden notarlo, no es una ciudad bonita. Todo lo que puede verse son barrios pobres, algunos de los peores barrios pobres que he podido ver”, dijo el quarterback de los Eagles, Ron Jaworski, en declaraciones recuperadas por la cadena ESPN, para después rematar con: “saltamos al peor campo en el que he jugado en mi vida. En los costados había rocas y grava, era como un pastizal para vacas. En una zona de anotación había un montículo dos pies más alto del resto y los postes de anotación estaban desviados”

Por si fuera poco, el equipo de New Orleans también se llevó un disgusto por parte del gobierno del Distrito Federal, pues en la cuestión económica no se cumplió con lo pactado. “Fue un fracaso económico, de todo tipo, el gobierno mexicano entregó al equipo (Saints) solo la mitad de la cifra acordada e incluso retrasaron el pago por más de un año”, menciona el libro The Saga of the Saints, escrito por Wayne Mack. 

Tanto Eagles como Saints partieron de México con una experiencia poco grata, ¿habrá sido esto o qué marcó el futuro de la NFL en territorio mexicano?

Una eterna espera que valió la pena

Tras el primer juego de la NFL en México en 1978, la esperanza de que dichas visitas se volvieran una constante fueron puestas en los fanáticos. Sin embargo, el trago amargo de Eagles y Saints parece que puso a pensar a la liga de futbol americano y la decisión fue muy clara. 

Entre 1968, cuando se planeó el primer duelo en México, y 1978, año en el que se realizó, México tuvo que aguardar una década para ver ese hecho. Lo que pocos hubieran podido prever es que una espera aún mayor estaba por llegar, ya que la NFL no pisaría México de nueva cuenta hasta 1994. 

Quizá fue la mala experiencia o tal vez el interés por regresar no era el máximo, pero un partido de la National Football League en México no se pudo disfrutar hasta 16 años después, con el llamado American Bowl entre Houston Oilers (actualmente Tennessee Titans) y Dallas Cowboys que culminó con un raquítico 6-0 a favor del equipo de Houston. 

Considerando ese encuentro y por los siguientes once años, la NFL se volvió un visitante asiduo a México, al punto que llegó a protagonizar siete partidos distribuidos de la siguiente manera: 

15/08/1994 Houston Oilers 6-0 Dallas Cowboys Estadio Azteca
05/08/1996 Kansas City Chiefs 32-6 Dallas Cowboys Estadio Universitario (Monterrey)
04/08/1997 Miami Dolphins 38-19 Denver Broncos Estadio Azteca
17/08/1998 New England Patriots 21-3 Dallas Cowboys Estadio Azteca
19/08/2000 Indianapolis Colts 24-23 Pittsburgh Steelers Estadio Azteca
27/08/2001 Dallas Cowboys 21-6 Oakland Raiders Estadio Azteca
02/10/2005 Arizona Cardinals 31-14 San Francisco 49ers Estadio Azteca

*Con información de ESPN 

La cereza en el pastel

El 2 de octubre de 2005 México vivió dos hechos históricos. Mientras en Perú la Selección Sub-17 disputaba la final del mundo de la categoría, que a la postre ganaría, en el Estadio Azteca los aficionados mexicanos dejaban una huella imborrable para la NFL. 

Aquel día de 2005, el Coloso de Santa Úrsula recibió a los Arizona Cardinals y San Francisco 49ers, partido que significó el primer encuentro de temporada regular fuera de los Estados Unidos, representando un momento nunca antes visto y que México tuvo el honor de recibir. 

 

 Por si fuera poco, al Azteca asistieron 103,467 personas, lo cual sirvió para establecer un nuevo récord de asistencia para un partido de la NFL hasta ese momento. No había duda de que México y la NFL ya habían establecido lazos realmente fuertes… ¿o no?

Caída y resurgimiento de la ilusión

Tras siete juegos en un lapso de once años, con un partido récord de asistencia y el primero de la campaña celebrado fuera de tierras estadounidenses, todo hacía indicar que México se convertiría en un verdadero consentido de la NFL, pero la sorpresa fue mayúscula cuando la liga se fue olvidando poco a poco de sus fanáticos tricolores. 

Después de 2005, año con año la esperanza de ver el mejor futbol americano en México renació y se apagó hasta sumar once ocasiones. Sí, de nueva cuenta, la NFL se alejó más de una década hasta que en 2016 se dio el esperado regreso. Texans y Raiders fueron los equipos elegidos para volver a maravillar a México.

https://www.youtube.com/watch?v=I-2jQwhLxdM

Esta segunda etapa “larga” de la National Football League en México tiene como año límite el 2021, por lo que habrá que esperar para saber si ese convenio sigue extendiéndose o bien la liga decide apartarse una vez más. 

Lo que es cierto es que cualquier cosa puede suceder en una relación que ha estado en un constante sube y baja lleno de malos y buenos momentos, pero sobre todo, abarrotado de muchas emociones. No hay duda de que la NFL es un verdadero espectáculo, dentro y fuera del emparrillado.

Ilustración: Enrique Lemus

Autor:
Israel Rangel Periodista, fanático y aprendiz de deportes. Aficionado ferviente de Atlante, Diablos Rojos del México, Real Madrid y Roger Federer ¿Quejas o sugerencias? ¡Bienvenidas sean!