Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

“Polvo eres y en polvo te convertirás”: Historia y simbolismo del Miércoles de Ceniza

Miércoles de Ceniza: significado de la ceniza en la Semana Santa, según la religión.
febrero 18, 2020

El miércoles de ceniza es uno de los ritos religiosos más practicados en México, y marca el inicio de los preparativos para la celebración de la Semana Santa.

Aunque en apariencia se trata de una festividad más de los calendarios litúrgicos tanto católico como anglicano, detrás de ella hay un profundo simbolismo y una historia muy interesante en la que vale la pena adentrarnos.

Esta es una pequeña guía con todo lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza.

¿Qué es el Miércoles de Ceniza

El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma, un periodo de cuarenta días para preparar la celebración de la Pascua y la llegada de la Semana Santa.

No obstante, antes de adentrarnos en su estudio es oportuno hacer un recorrido por otros conceptos religiosos que están relacionados con esta celebración y que nos ayudarán a englobar mejor el tema.

Cuaresma: tiempo litúrgico destinado a la preparación espiritual de los fieles para la Pascua. Comienza con el Miércoles de Ceniza y termina antes de la misa de la cena de Jesús, el Jueves Santo. Su duración es de cuarenta días, en alusión al período que Jesús pasó en el desierto de Judea, según la religión.

Semana Santa: es la conmemoración anual cristiana de la Pasión de Cristo. Es un intenso período de actividad litúrgica que inicia con el Domingo de Ramos y termina el Domingo de Resurrección.

Domingo de Ramos: conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, entre una multitud que lo aclamaba. Con esta celebración da inició la Semana Santa.

Imagen de archivo (Franco Origlia/Getty Images).

¿Por que se celebra en miércoles?

Las celebraciones relacionadas con la Semana Santa se calculan con base en los movimientos lunares  y de acuerdo al Concilio de Nicea del año 325, la Pascua debía conmemorarse el domingo siguiente al primer plenurio, que ocurre tras el equinoccio de primavera del hemisferio norte.

Para el xiglo IV la duración de la Cuaresma se fijó en cuarenta días y comenzaba seis semanas antes de la Pascua. Siempre caía en domingo y se le llamaba “domingo de cuadragésima”.

Cuando en los siglos VI y VII el ayuno cobró gran importancia como práctica cuaresmal surgió un gran inconveniente: desde los orígenes de la liturgia cristiana nunca se ayunó en domingo por ser “día de fiesta” y estar dedicado a la celebración del Señor.

La solución a este problema fue mover el comienzo de la Cuaresma al miércoles previo. De esta forma, la celebración del Miércoles de Ceniza (que como ya dijimos, se celebra cuarenta días antes de Domingo de Ramos) siempre tiene lugar entre el 4 de febrero y el 10 de marzo.

Simbolismo detrás del Miércoles de Ceniza

Mientras que la temporada más sagrada para los musulmanes es el Ramadán, entre los cristianos el periodo más sacro es el de la Cuaresma, que empieza con el Miércoles de Ceniza y termina en la Pascua, considerado el día más importante de la religión cristiana.

Dentro del catolicismo, la costumbre de imposición de la ceniza es un memento mori (un recordatorio de la muerte), que funciona para que los fieles estén conscientes de la fragilidad de su vida.

La ceniza también era un símbolo de la nulidad de las criaturas ante su Creador, la vanidad de las cosas, la conciencia de la nada, la penitencia y el arrepentimiento. Estas ideas parecen concentrarse en las palabras de Abraham en Génesis 18:27:

“Aunque soy polvo y ceniza me atrevo a hablar a mi Señor”.

Durante los primeros siglos de existencia de la Iglesia Católica, los creyentes que deseaban participar en el sacramento de la reconciliación y querían representar su voluntad de convertirse, se ungían ceniza en la cabeza y vestían con un “hábito penitencial” durante el Jueves Santo.

Hacía el año 384 d.C. la Cuaresma adquirió para los cristianos un sentido penitencial, y a partir del siglo XI la ceniza se coloca al inicio de estos cuarenta días de conversión y penitencia.

Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma. (EFE)

¿De dónde se obtiene la ceniza?

La palabra “ceniza”, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Este residuo frío y pulverulento que queda tras la combustión de algún material era usado por varios pueblos de Oriente Próximo (como los egipcios, los árabes, los griegos o los judíos) para cubrirse la cabeza en señal de duelo o luto.

En el Misal Romano se establece que las cenizas se obtienen, típicamente, de los ramos y palmas bendecidas que quedan en las iglesias tras la celebración del Domingo de Ramos del año anterior. Estas se rocían con agua bendita y luego se aromatizan con incienso mientras son incineradas hasta obtener un fino polvo.

Aunque muchas parroquias efectivamente queman las ramas del año anterior, la Iglesia permite también comprar cenizas a proveedores de objetos religiosos.

Imagen de archivo (Robertus Pudyanto/Getty Images).

El ritual del Miércoles de Ceniza

Al igual que el Viernes Santo, el Miércoles de Ceniza es considerado un día de abstinencia y ayuno, cuando se lleva a cabo la imposición de ceniza a los fieles que acuden a misa.

La celebración de este día puede iniciar con una procesión penitencial que puede sale del templo, o bien, se realiza una entrada procesional del sacerdote celebrante y sus ministros.

Tras la homilía, se procede a la bendición de la ceniza y el sacerdote (que puede ser ayudado por sus ministros) traza con ellas una cruz en la frente de cada fiel, mientras pronuncia “arrepiéntete y cree en el Evangelio” (Marcos 1,15) o “acuérdate de que eres polvo y en polvo te convertirás” (Génesis 3,19).

Durante la imposición de la ceniza, un coro puede entonar el “Salmo 50” o cantos semejantes.

En algunas comunidades, se acostumbra a no lavar la ceniza y dejar que esta desaparezca sola de la frente, sin embargo esta práctica no es obligatoria.

Imagen principal: Pe Aguilar

Imagen de archivo (Andrew Burton/Getty Images).

Autor:
Gabriel Revelo Me gano la vida contando historias, aunque mi verdadera función en la vida es hacer el ridículo. Dicen que era más chévere cuando era gordo. Runner que siempre se lesiona.