Es hora de recordar el pasado negro de México