Inicio  /  Especiales

¿Por qué eran importantes los Juegos Olímpicos para los griegos?

Les contamos la historia detrás de los Juegos Olímpicos antiguos y por qué eran importantes en Grecia.

Si nada altera los planes, estamos a unas semanas del arranque de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Por eso, recordamos varias historias de este mango evento, desde el origen en la época de la Grecia Antigua, su importancia y evolución en la era modera. ¿Por qué eran tan importantes los Juegos Olímpicos?

Origen de los Juegos Olímpicos

Los antiguos Juegos Olímpicos eran un evento deportivo que tenían lugar cada cuatro años en el lugar sagrado de Olimpia, en el Peloponeso occidental.

Se celebraban en honor a Zeus, el dios supremo de la religión griega. Los Juegos, celebrados entre el 776 a. C. y el 393 d. C., involucraron a participantes y espectadores de toda Grecia e incluso más allá.

Los eventos deportivos se asociaron originalmente con los rituales funerarios, en particular los de los héroes y los caídos en la batalla, por ejemplo, los juegos de Patroclo, el primo de Aquiles, en la Ilíada de Homero.

En Olimpia, en particular, algunos relatos mitológicos atribuyen a Zeus el comienzo de los Juegos Olímpicos para celebrar su victoria sobre Cronos.

Los Juegos Olímpicos fueron el evento cultural más importante de la antigua Grecia y se disputaron 293 Olimpiadas consecutivas. Tan importantes eran los Juegos en el mundo antiguo que incluso se utilizaron como base para el calendario.

¿Por qué eran los Juegos Olímpicos importantes para los griegos?

Los Juegos Olímpicos eran fundamentales para los griegos (Imagen: Wikimedia Commons)

El deporte, un cuerpo sano y el espíritu competitivo fueron una gran parte de la educación griega, por lo que no es de extrañar que en algún momento se crearan competiciones atléticas organizadas.

Formaban parte integral de una forma de vida, una experiencia cultural. Su importancia en comparación con las otras reuniones panhelénicas y concursos entre ciudades estado fue tan grande que el período de cuatro años entre los juegos se llamó una Olimpiada y sirvió como método cronológico.

Durante ese período, los jóvenes se prepararon física, moral y espiritualmente para alcanzar la cima de sus habilidades en el epítome de la Olimpiada, los Juegos Olímpicos.

El ganador del primer y único evento, la carrera a pie del estadio (192 metros) fue Corebo de Élide y desde entonces se registró a cada vencedor y se nombró cada Olimpiada con su nombre, lo que nos dio la primera cronología precisa del mundo griego antiguo.

Más de 40 mil personas, atletas, filósofos, políticos, artistas, poetas y otros peregrinos viajaron de todo el mundo griego a Olimpia para ver los Juegos.

La protección de los atletas y espectadores durante su duro viaje fue garantizada por la santa tregua cuando cesaron todas las hostilidades y guerras. Olimpia, como lugar neutral y sagrado, supo promover de manera única, más allá de las trivialidades de la vida cotidiana, los ideales de paz, libertad, igualdad y respeto mutuo.

Los eventos

(Imagen: Wikimedia Commons)

Durante muchos años, solo hubo un evento: la carrera a pie del estadio. Se agregaron más eventos a partir del 724 a. C. en adelante: la carrera de diavlos (2 estadios), los “dolichos” (24 estadios), la lucha libre, el pentatlón (708 a. C.), el boxeo (668 a. C.), las carreras de carros tiradas por caballos, el pancracio (648 a. C.), los deportes ecuestres, los concursos de niños etc.

Igual de viejas, al parecer, eran las Heraea, concursos atléticos para mujeres jóvenes. Los premios fueron regalos útiles inicialmente, pero del 752 a. C. el premio fue una corona de “kotinos”, es decir aceituna silvestre.

Los Juegos fueron administrados por los Hellanodikai, hombres eminentes de Elis, quienes fueron ayudados por los ‘alytai’ y los portadores del bastón. Al principio, los Juegos Olímpicos duraban un día, pero cuando se agregaron más eventos, la duración se extendió a cinco días: tres días para los concursos y el primer y quinto día reservados para ceremonias y sacrificios. La gloria de Olimpia vivió durante unos mil 200 años y fue tan grande que llevó al famoso poeta Píndaro a escribir:

“Así como no hay nada más fuerte o más brillante que la luz del sol, así no hay competencia más grande o más brillante que la luz del sol, más brillante que el de Olimpia”.

El fin de los Juegos Olímpicos antiguos

Un estadio griego (Imagen: Wikimedia Commons)

Varios factores y acontecimientos históricos contribuyeron al cambio en el carácter de los Juegos Olímpicos. El profesionalismo, el deseo de beneficios materiales y una considerable emancipación de los juegos del dominio religioso y las violaciones de la tregua ya habían aparecido a finales del siglo V a.C.

Sin embargo, los Juegos continuaron bajo la autoridad del santuario de Olimpia, y una victoria olímpica seguía siendo el hito más importante en la vida. Cuando Grecia se incorporó al Imperio Romano (27 a. C.), los Juegos estaban abiertos a los funcionarios romanos, incluso a los emperadores, y finalmente a todos los ciudadanos del vasto dominio: egipcios, españoles, sirios, armenios y otros se encuentran a menudo entre los ganadores olímpicos, lo que significa que los Juegos de Olimpia ya no eran simplemente panhelénicos, se habían vuelto universales.

Una orden de Teodosio I en 393/4 d.C. señaló el final de los Juegos. Esta prohibición fue ratificada por Teodosio II en 424 d.C. El pulso atlético de Grecia dejaba de latir cada cuatro años y Olimpia fue arruinada por terremotos, incendios, inundaciones y sufrió los estragos de saqueadores e invasores bárbaros. Olimpia ya no existía.

Sin embargo, su espíritu inmortal, su ideología y la filosofía de los Juegos Olímpicos sobrevivieron y se transmitieron a través de la Grecia moderna y Pierre de Coubertin a todo el mundo moderno. Los Juegos Olímpicos se revivieron en Atenas en 1896 y continúan hasta el día de hoy con la participación de atletas de todas las naciones.

Más especiales