¿Hay una manera “correcta” de protestar?