Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

¿Estudiar o jugar? No todas las mujeres aceptan el precio de ser futbolistas profesionales

Liga MX Femenil: los retos por los que pasan las jugadoras mexicanas de futbol.
diciembre 27, 2019

“Las más chiquitas dicen que ya no quieren estudiar porque ya está la Liga MX Femenil, pero ¿cómo te quieres dedicar a esto, si ganamos 3 mil pesos?, ¿de qué vas a vivir?… Sí, ahorita te están manteniendo, pero ¿después?”, cuestionó una delantera de la Liga MX Femenil en el Foro Hablemos de Futbol Femenil, por razones de seguridad para este texto la llamaremos Sofía.

Cuando le preguntamos a un niño o niña qué quiere ser de grande es común escuchar respuestas como doctor, maestro, superhéroe o futbolista… y es que aceptémoslo, a quién no le gustaría que le pagarán por dedicarse a su más grande pasión.

Muy pocos de esos menores alcanzan a cumplir esos sueños, el resto “madura” y termina en alguna carrera que les dé cierta estabilidad económica.

Escándalos

El circuito rosa comenzó en nuestro país con el Apertura 2017. A pesar de que poco a poco va generando más atracción de la afición mexicana, de que los patrocinadores se van sumando y de que ya hubo exportación de una jugadora a Europa, la polémica alrededor del torneo no han faltado.

Que los salarios son muy bajos. Que las del Veracruz no tienen buenas condiciones de trabajo. Que a Rayadas le dieron solo una tablet, en lugar de un bono tras ganar la Final del Apertura 2019. Que no las dejan decir que son lesbianas. Que juegan en canchas de entrenamientos y no en los estadios de las instituciones. Que si las de Xolos y Pachuca tuvieron que desmontar un escenario para llevar a cabo su partido.

Pero ni siquiera con todo eso en contra, las mujeres desisten del sueño de ser futbolistas profesionales.

Por poner un ejemplo, podemos mencionar a Viviana Michel. Con tan solo 20 años decidió dejar sus estudios en el Tennesse Tech para ser el fichaje sensación del América de cara al Clausura 2019. A lo largo del año no tuvo la actividad esperada debido a que sufrió varias lesiones, sin embargo el estar fuera de las canchas no evitó que su imagen fuese utilizada para la propaganda del club azulcrema.

Tuit: @AmericaFemenil/Twitter

También está el caso de Norma Palafox, delantera de Chivas que fue pieza fundamental para que el Rebaño consiguiera el primer título de la Liga MX Femenil. Hace unos días anunció su regreso con las Rojiblancas, luego de ponerle pausa a su carrera como jugadora profesional durante un semestre para poder integrarse a un proyecto televisivo donde se rumoró iba a recibir económicamente mucho más de lo que ganaba en el equipo.

No podemos olvidar a Lizbeth Jacqueline Ovalle. La mediocampista fue pieza fundamental para que Tigres tenga dos estrellas en su playera. Su talento no solo es aplaudido por los seguidores de la Liga MX Femenil, también habría llamado la atención del entrenador del Houston Dash luego de que disputaron un amistoso durante el Apertura 2019.

Las noticias sobre su salida tomaron fuerza luego de que tuiteó un mensaje en inglés en el que confesaba que su siguiente meta era aprender un nuevo idioma. De concretarse su fichaje, tendría un aumento de sueldo y la oportunidad de estudiar una carrera universitaria en Estados Unidos.

Tuit: @lizbethovalle7/Twitter

En México se sabe de muy pocos clubes, que además de su sueldo, les pagan la escuela a sus elementos. Rayadas y Querétaro son algunas de las instituciones que dan este apoyo pero no todas lo aprovechan.

“No traen la rutina. ‘Es que no puedo, es que no puedo’. (Todo se trata) de que tengas una disciplina, que tengas hábitos, te organices y dejes sobre todo la flojera”, señaló Sofía, quien además de futbolista de la Liga MX Femenil estudia en la Universidad Anáhuac.

La delantera suele impulsar a sus compañeras para que sigan estudiando y así puedan tener una fuente de ingreso para cuando dejen el futbol o planeen independizarse, pues con el panorama actual del balompié femenil es imposible verlo como un sustento.

Sueldos y educación

“Ser futbolista en México es uno de los empleos mejor pagados y reconocidos en el país. Ganan mejor que muchos médicos especialistas y otros profesionistas con altos grados académicos, también tienen un mejor salario que muchos mexicanos que practican un oficio y, por si fuera poco, cuentan con el reconocimiento público de muchos aficionados”, expresó Kristóbal Meléndez, miembro del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, a La Afición.

Pero esto no aplica para la mayoría de las mujeres en México. Según La Jornada, mientras los jugadores de la Liga MX ganan en promedio 578 mil pesos al mes, la mayoría de sus similares del circuito rosa solamente perciben en promedio 6 mil pesos.

Si lo analizamos fríamente, los escenarios son muy diferentes: la cantidad de patrocinios, apoyo de la afición y las ganancias económicas hacen que todavía no se pueda hablar de equidad salarial. Sin embargo, hay jugadoras que actualmente se aferran a estar en la misma posición que los hombres.

¿Glamour disfrazado de lucha por la equidad?

Aunque la perspectiva de exfutbolistas suele ser muy diferente a la anterior, Dana Solís, exseleccionada Sub-17 y medallista de oro, plata y bronce con el combinado estatal de Chihuahua aseguró que “el futbol sí da para comer” pues sigue “viviendo de ello”, ya que este deporte le permitió estudiar en el Tec de Monterrey y actualmente es Project Manager de Dell.

“Qué bueno que no estuvo en mi tiempo (la Liga MX Femenil), porque seguramente hubiera sacrificado la escuela… estas oportunidades que me dio (el futbol)… la universidad de una licenciatura, de una maestría, de relaciones laborales… seguramente las hubiera sacrificado y creo que no me hubiera convenido porque realmente aproveché lo que me dio (el futbol). No me arrepiento, al contrario, creo que fue la mejor decisión el seguir estudiando y jugando”, resaltó en el Foro Hablemos de Futbol Femenil Alicia Salamanca, quien fue seleccionada tricolor Sub-20 y ahora es licenciada en Derecho y empresaria.

Aunque para instituciones como Chivas y Pachuca los estudios son muy importantes, pocos hombres de la liga presumen sus estudios. Hugo Ayala compartió con sus aficionados haberse graduado de Ciencias del Ejercicio y Ángel Zaldívar de Ingeniería Industrial.

Por el contrario, es común ver en las redes sociales de las mujeres de la liga que además de el club en el que juegan, también nombran desde la carrera que estudian o hasta la maestría con la que cuentan.

“Conozco a muchas deportistas que están estudiando o han estudiado una licenciatura o alguna maestría que sé perfectamente que en el futuro estarán envueltas en este medio, no es tan fácil dejar esto después de todo el tiempo y sacrificios invertidos. Estoy 100% segura de que haremos que este deporte crezca nacional e internacionalmente”, sentenció Mariana Cadena, diseñadora industrial y campeona con Rayadas.

Tuit: @mCadena_5/Twitter

He tenido la oportunidad de platicar con un par de jugadoras de la Liga MX Femenil que, a pesar de recibir 20 mil pesos al mes, consideran que deben buscar otro ingreso para vivir mejor o luchan para que los clubes les paguen más. Porque quién no podría vivir con ese salario en un país en el que familias completas sobreviven con el sueldo mínimo, ese de aproximadamente 3 mil pesos al mes. ¿O solamente no pueden vivir con el hecho de que los escenarios todavía no están para ganar lo mismo que sus similares de la varonil?

Entonces… ¿con la edad se entiende la importancia de la educación o es cuestión generacional? Según datos del Inegi, solo el 21.7% de la población en México terminó la enseñanza media superior o un grado académico más alto.

Salamanca mencionó que “el futbol te pone entre la espada y la pared, pero también te abre puertas”, al parecer solo falta elegir bien.

Ilustración: Enrique Lemus

Autor:
Daniela Rangel Comunicóloga norteña, ahora sobreviviendo en Chilangolandia y jugando a ser periodista. Amo el rosa y por eso muchos no creen que me gustan los deportes. En mi cabeza hay una canción para toda ocasión.