Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿El distanciamiento social puede vencer al Coronavirus? Estas gráficas te explican cómo

Con unas sencillas gráficas te explicamos por qué el distanciamiento social puede ser una de las mejores armas que tenemos para enfrentar al COVID-19.
marzo 18, 2020

Cuando empezó el brote del nuevo coronavirus COVID-19 en Wuhan, China, el mundo se sentía como un lugar más seguro.

Todo parecía indicar que los brotes se quedarían, contenidos, en el lejano país asiático, que en México nadie tendría que enfrentarse a medidas muy drásticas y que, tal vez, todo acabaría contenido en la provincia de Hubei.

Sin embargo, como bien advirtieron todos los expertos en el tema, ese no fue el caso.

Muy pronto, los brotes de Coronavirus comenzaron a darse en muchos otros países del mundo. Rápidamente, llegó a nuestro continente por Estados Unidos y Canadá. Fue así como presenciamos el primer contagio de un latinoamericano y, de repente, ya teníamos casos en México.

Ahora, los casos siguen aumentando y, con la cancelación de festivales, la disminución de la capacidad de los cines y de los museos y las empresas que recomiendan trabajar desde casa, estamos viendo que este brote virológico ha afectado nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, las medidas de prevención que ahora estamos viviendo no son caprichosas. De hecho, pueden hacer la diferencia entre un colapso del sistema de salud y un tratamiento adecuado que mitigue el brote. Porque el distanciamiento social es una de las medidas más importantes para combatir la presente crisis de Covid-19.

Aquí te explicamos exactamente por qué.

Un par de hombres asiáticos con cubrebocas viajan en el metro de la ciudad. Regiones como Europa ha decidido sellar sus fronteras al menos un mes, esto ante el rápido avance del Covid-19, calificado por la OMS como una pandemia. (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM)

¿Qué es el distanciamiento social?

El distanciamiento social es una medida de prevención que implica que las personas permanezcan en casa y eviten cualquier contacto entre ellas. Al mismo tiempo, incentiva el aislamiento voluntario con la clausura de comercios, festivales y lugares de esparcimiento.

Esto sirve para romper las cadenas de transmisión de un virus durante un brote.

Básicamente, es una forma de evitar que las personas enfermas entren en contacto con un número considerable de personas sanas: si se logra limitar el contacto entre pacientes contagiados y personas saludables, se puede frenar el aumento del brote.

El distanciamiento social es una medida de prevención que puede ser inconveniente y disruptiva en la vida de las personas, pero es una de las implementaciones de salud pública más efectivas y más importantes en un brote como el que estamos viviendo.

A partir de este martes 17 de marzo todas las escuelas de todos los niveles educativos públicos y privados suspenden clases debido al incremento de portadores del coronavirus en la entidad, en un día se sumaron siete personas infectadas, dando un total de 12 en Nuevo León hasta el momento. Las clases se reanudarán el 20 de abril. (FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL / CUARTOSCURO.COM)

¿Por qué es tan importante?

En estos días tal vez han escuchado mencionar la importancia de “aplanar la curva”. Cuando expertos en salud se refieren a “aplanar la curva”, se refieren a mitigar la curva exponencial. Con esto, están hablando, simplemente, de una representación gráfica. Aquí podemos ver, por ejemplo, una curva exponencial que muestra los casos de contagio fuera de China.

Es decir que, en cualquier brote, los números de enfermos van a aumentar hasta que empiecen a disminuir. Esto genera una curva, como podemos ver en la siguiente ilustración que muestra cómo los nuevos casos en China van decreciendo.

Una curva prominente quiere decir que hubo muchos contagios antes de que se pudiera contener la enfermedad. Una curva mitigada quiere decir que hubo pocos contagios en el mismo periodo de tiempo.

La diferencia entre una curva prominente y una curva mitigada, puede significar la diferencia entre un brote como el que se dio en Japón y un brote como el que se dio en Italia.

Mientras que en Japón se siguieron al pie de la letra las indicaciones de distanciamiento social, en Italia, estas medidas tardaron mucho más en implementarse. Así, en el país asiático, la cantidad de casos a los que se tuvieron que enfrentar los hospitales fue mucho menor y el sistema salud nunca llegó, como en Italia, al borde del colapso.

Unas sencillas gráficas para entender estos conceptos

El distanciamiento social no vence por sí mismo al virus, pero ayuda a que los sistemas de salud puedan atender oportuna e individualmente a la mayoría de los pacientes contagiados. Porque no es lo mismo atender 80 casos a la vez, que 5 mil.

Para entender cómo funciona este sencillo concepto de prevención, podemos ver este video explicativo tomado de datos de The Washington Post.

Lo que muestra este video es una simulación en una población reducida. Se trata de una población como la de, por ejemplo, San Pedro Yucunama, Oaxaca, con 250 habitantes. En esta simulación se ejemplifican cuatro casos:

Un brote sin ningún control

Un brote con un intento de cuarentena

Un brote con aislamiento social moderado

Un brote con aislamiento social exhaustivo

En los cuatro casos, podemos observar que la gravedad de la curva varía. En el primer escenario la curva es prominente e ilustra un brote que puede saturar fácilmente los sistemas de salud de cualquier país.

En el segundo caso, podemos ver cómo las cuarentenas no siempre son efectivas. Por alguna razón u otra (la circulación por carretera para llevar insumos, una brecha individual, contagio de doctores, etc.), las cuarentenas siempre terminan por romperse. De cualquier forma, aquí la curva está mucho más mitigada.

En el tercero y cuarto caso vemos, sin embargo, la importancia del distanciamiento social como medida de prevención. Aquí, el aumento de los casos curados (la parte rosa de la curva) y el aumento de los casos de contagio (la parte café de la curva) es casi idéntico. Eso quiere decir que conforme la gente se va contagiando, la gente se va curando. Y eso quiere decir, también, que los sistemas de salud pública tienen la capacidad suficiente para enfrentarse al brote.

Conclusiones

Con estas simulaciones, es evidente que lo que más puede servir para ayudar a nuestro sistema de salud es la prevención a través del distanciamiento social.

En este momento puede parecer improbable que nos enfermemos en un país con poco más de 80 casos comprobados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todos los brotes en todos los países afectados empezaron de la misma forma.

El distanciamiento social no es nada más una herramienta para evitar que nos contagiemos. Sirve para evitar que todos los que nos rodean se contagien y que se eviten brotes exponenciales. Sirve para proteger a los nuestros y proteger, en general, a la población del país.

El distanciamiento social puede evitar que nuestro sistema de salud colapse y que lleguemos a casos, como en Italia, en los que los doctores tenían que decidir a quién le tocaba oxígeno y quién recibía tratamiento oportuno basándose en las posibilidad de su supervivencia.

Como no queremos llegar a esos extremos, es fundamental que hagamos nuestra parte y que limitemos el contacto con otras personas ahora que el brote todavía no crece como en otras zonas rojas.

Recuerden que muchos pueden estar transmitiendo el virus antes de sentir los primeros síntomas. Y recuerden que es nuestra responsabilidad evitar que un problema que parecía tan ajeno y lejano, se convierta en una tragedia cercana y propia.

En las instalaciones del Senado de la República fueron instalados controles sanitarios y de acceso como parte de las medias de prevención de coronavirus (cocos-19). Al momento las autoridades de salud han confirmado 82 casos positivos de Covid-19 en el país. (FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM)

 

Autor:
Nicolás Ruiz Escritor y editor en distintos medios electrónicos e impresos, entusiasta de la literatura comparada y los mazapanes, reseñista de cine en Código Espagueti, conductor y chorero de profesión en Noticieros Televisa.