Inicio  /  Especiales

Día Mundial contra el Trabajo Infantil: una problemática a la vista de todos

El 12 de junio es el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil; te presentamos un resumen de esta problemática en México y el mundo.

¿Los has visto? Seguramente sí. Están en las calles y en los lugares menos esperados. A veces se te acercan, te muestran sus manitas y con sus ojos gigantescos parecieran implora tu ayuda, la compra de sus productos o el pago por sus servicios no solicitados como limpiaparabrisas o limpiabotas.

Los hay en todas partes y de todas las edades, la mayoría habita entre los edificios grises de la ciudad, están descalzos, algunos van por allí con la ropa desgastada y la carita sucia o, en los casos más alarmantes, formando parte del gremio de los narcomenudistas, sirviendo las demandas de los más poderosos e intocables.

¿A qué se dedican? Pregunta compleja, ya que desarrollan actividades como “ayudantes generales” de negocios locales o restaurantes, de puestos de mercado, tianguistas, vendedores de dulces, cantores, diableros, mineros, obreros, albañiles u otras funciones específicas dentro del hogar.

Sobre el porqué del fenómeno de los niños trabajando y quiénes son los culpables, se ha señalado a los padres y madres de familia, al sistema de desigualdades económicas, políticas y sociales, e incluso se ha señalado este hecho como un fenómeno histórico presente en distintas épocas, como la victoriana, con  mineros menores de edad que podían meterse en lugares estrechos en los que ningún adulto cabría jamás.

Quienes amplían el panorama dicen que en Latinoamérica el trabajo infantil se gestó desde tiempos de la conquista, que con esta, al igual que sucedió con los pueblos originarios, los niños pasaron a ser sirvientes, peones y esclavos sexuales, pero en casos más cercanos tenemos datos de que menores de cinco, seis y siete años de edad “llevan el pan a la mesa” porque no hay nadie más que se encargue de estas funciones en su hogar.

La desigualdad económica y social, uno de los peores males que aqueja a sociedades como la nuestra, eterniza estas imposiciones que por derecho no les corresponde a los menores de edad y por ello, con motivo del Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, echaremos un breve vistazo a este problema colosal que se presenta en naciones de todo el planeta.

Trabajo infantil en las calles de la CDMX. (Noticieros Televisa)

¿Quién definió la inocencia?

– El trabajo infantil y la participación de la UNICEF –

Según cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF, por sus siglas en inglés), “millones de niños de todo el mundo se dedican a algún tipo de trabajo peligroso o en el que son explotados a expensas de su salud y su educación en casi todos los casos”.

Viven en condiciones extremadamente complicadas y, aún en contextos de trascendencia mundial, como lo es una pandemia, no obtienen protección ni justicia que los aleje de estas imposiciones violentas y atroces para su bienestar.

Como lo menciona Susan Bisell, Directora de Protección de la UNICEF, “cuando los niños se ven obligados a las formas más peligrosas de trabajo, cuando faltan a la escuela, cuando están en peligro y su salud y su bienestar se deterioran, es inaceptable”, resulta “necesario actuar para hacer frente a esta situación y, en primer lugar, prevenir que suceda”, ´¿pero cómo lograrlo cuando 150 millones de niños de entre 5 y 14 años, o casi 1 de cada 6, son víctimas de este tipo de actividades pese a que leyes prohíben y penalizan estos actos?

La respuesta es lejana y se tambalea entre lo utópico y lo real, pues basta mencionar que recientemente la visibilización de estos casos no ha reducido las cifras de 7.4 millones de menores en el mismo rango de edad trabajando en labores domésticas o de atención al hogar, por citar solo un ejemplo.

Altruismo alrededor del globo por las infancias libres

Proyectos como The Unescape Room, de UNICEF buscan generar un impacto en la sociedad sensibilizando a poblaciones adultas para que experimenten en carne propia lo que millones de niños viven diariamente en sectores como la minería, y presentan propuestas educativas basadas en movimientos como el feminismo, que apuestan por nuevas formas de educación, pero la acción conjunta sigue siendo necesaria.

Entre otras estadísticas, se sabe que uno de cada cuatro niños que trabajan en condiciones peligrosas tiene menos de 12 años y 9 de cada 10 trabajan en regiones asiáticas o de África Subsahariana, en industrias como la de la  fast fashion o la tecnológica; y que países como Bangladesh o México encabezan las listas de explotación infantil, pese a las intervenciones de la ONU o asociaciones de los derechos humanos.

 

Trata y explotación sexual

La trata y explotación sexual dentro del llamado turismo sexual“, en el que miles de niños que ni siquiera aparecen contemplados estadísticas sufren condiciones de abuso sexual, requieren la intervención sería y organizada de asociaciones que hagan valer sus derechos, como se ha expuesto con los niños de la zona fronteriza de Tijuana con Estados Unidos, dado que sin importar los cambios paradójicos que la humanidad enfrenta con la crisis sanitaria, a finales de mayo de 2021 se citó que la violencia sexual contra menores de edad se hace presente en por lo menos 18 escuelas mexicanas, sin contar a todos aquellos niños y niñas víctimas de este abismo en zonas rurales o marginadas.

Alzar la voz

La UNICEF se encarga de trabajar en un marco protector para la infancia que sea puesto en práctica por los gobiernos de los países integrantes de las Naciones Unidas, sí, pero este esquema, en muchas ocasiones, queda corto en comparación del número de casos contabilizados que enfrentan explotación laboral.

Los derechos de los niños y niñas exponen claramente que no deben ser forzadas las infancias a realizar ningún tipo de trabajo ni a ser partícipes de la explotación, violencia o maltrato, que estas acciones son delitos penalizados y, por esto, el foco puesto sobre la educación, la concientización para denunciar muestras de maltrato y la creación de espacios seguros para ellos es un tema que no puede quitarse de la mesa.

Más especiales