ELECCIONES EUA 2020: ¿Cómo eligen a su presidente en Estados Unidos?

Un guía para entender cómo son las elecciones para presidente en Estados Unidos de América.
febrero 25, 2020

Si no vives en Estados Unidos y se te ocurre echarle un ojo a los canales de noticias de por allá lo más seguro es que te topes con algún tema electoral.

Por más aburrido que parezca, el proceso electoral de Estados Unidos es un extraño y eterno laberinto que incluye debates, mítines, entrevistas, análisis de propuestas, más debates, miles de spots y, de vez en cuando, gente votando por algo. Pero no eres el único extrañado, el estadounidense promedio tampoco entiende por completo cómo funciona esto de elegir a un presidente.

En efecto, es un proceso largo, confuso e involucra a cientos de actores políticos. Pero hay una manera fácil de entender qué es lo que está ocurriendo en la llamada ‘tierra de la oportunidad’. Se trata de un viaje que vamos a emprender al corazón de la maquinaria que se encarga de que todas las piezas se muevan de acuerdo a una función predeterminada.

DEMOCRACY FOR DUMMIES

La pregunta más básica con la que tenemos que empezar es: ¿cómo eligen a su presidente en Estados Unidos?

En pocas palabras, podríamos decir que la gente vota, y el candidato que obtiene el mayor número de votos… ¡gana!

Pero todos sabemos que esto no es verdad. Para citar dos ejemplos recientes, Al Gore y Hillary Clinton ganaron el voto popular (en 2000 y 2016, respectivamente) y, aún así, perdieron las elecciones por la presidencia.

Lo cual es irónico. Para ser un país que tanto promueve sus valores democráticos por todo el mundo, su proceso electoral da la impresión de no ser muy democrático que digamos. Entonces, si la gente no vota directamente por su presidente, ¿cómo se elige al titular del Poder Ejecutivo en realidad?

Para entender este relajo, primero hay que tener algunos detalles en mente sobre la política de Estados Unidos. Empecemos con los estados.

 

AMERICA THE COMPLICATED

Los estados que conforman este peculiar país que es Estados Unidos se toman muy en serio el aspecto de su soberanía. Recordemos que la Unión Americana consiste de 50 estados, además de un Distrito de Columbia (donde se encuentra la capital de la nación) y varios territorios como Puerto Rico.

Cada uno de estos 50 estados cuenta con la representación de dos senadores en el Senado de los Estados Unidos, la cámara alta del Congreso de la Unión. No importa el tamaño del territorio o la población del estado, el número de senadores siempre será el mismo, lo que nos da una suma de 100 senadores.

Ahora bien, cada estado está dividido en muchas cosas como condados, municipios y demás, pero por ahora vamos a tomar en cuenta únicamente los distritos congresuales. Cada estado está dividido en varios distritos de este tipo y el territorio de cada distrito está trazado de acuerdo al tamaño de su población, el cual debe ser alrededor de 711 mil personas.

Cada uno de estos distritos es representado por un congresista en la Cámara de Representantes, la cámara baja del Congreso de la Unión, y el equivalente a nuestra Cámara de Diputados en México. En total, hay 435 congresistas en este órgano legislativo.

En resumen, el Congreso de la Unión consiste de 100 senadores y 435 congresistas, lo que nos da un total de 535 legisladores. Este número es importante porque determina el número de votos en algo muy chistoso llamado el Colegio Electoral.

Howard Chandler Christy: Escena de la firma de la Constitución de los Estados Unidos, dominio público

ELECTORAL COLLEGE 101

¿Qué es el Colegio Electoral? Digamos que esta institución es la expresión de nula confianza que los ‘padres fundadores’ del país tenían en el pueblo estadounidense. ¡Lo cual tiene sentido! A finales del siglo XVIII, nadie en su sano juicio le iba a otorgar poder político a unos granjeros que nunca habían experimentado algo como la democracia.

Era más conveniente para todos los involucrados en este nuevo proyecto de nación que la democracia de Estados Unidos fuese una democracia representativa y no una democracia directa, y el colegio electoral es una institución fundada para representar los intereses electorales del pueblo.

Por tal motivo, la gente no vota directamente por un presidente, sino vota por un elector que, a su vez, vota por un presidente. De la misma manera, para que un partido elija a un candidato, la gente no vota directamente por un candidato sino vota por un delegado que, a su vez, vota por un candidato.

Estos intermediarios, por lo general, siguen la voluntad del pueblo, pero no están obligados a hacerlo. De cualquier forma, sería extremadamente fuera de lo común que un elector no emitiera su voto por la misma opción que la mayoría de la ciudadanía eligió en las urnas.

Votos por estado en el Colegio Electoral (Cg-realmsDerivative work: Ali Zifan – USCB, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25123395)

ELECTORAL COLLEGE 102

Okey, ya sabemos qué es el colegio electoral, pero ¿cómo son contados los votos? Aquí es donde la jornada electoral se vuelve más confusa, pero también más cardíaca.

Bueno ¿se acuerdan cuando dijimos que los estados se toman muy en serio el asunto de su soberanía? Pues bien, en realidad no es la gente la que vota por el presidente, sino son los estados, y cada estado cuenta con un número predefinido de votos electorales.

Estados poco poblados como Wyoming, Dakota del Norte o Dakota del Sur, cuentan con un mínimo de tres votos electorales cada uno. En cambio, California cuenta con un total de 55 votos electorales, Texas tiene 38, Florida tiene 29 y Nueva York también tiene 29.

¿Qué determina el número de votos electorales? Fácil. Todo los estados cuentan con un mínimo de tres votos, y el resto de los votos es determinado cada diez años por el censo de población. California, como es el más poblado, obtiene el mayor número de votos. El número de votos electorales también refleja el número de legisladores que tiene cada estado en Washington.

Y esta es la parte más peculiar de todo el proceso porque el día de las votaciones, el candidato presidencial que obtiene la mayoría de votos en un estado, es el que se queda con TODOS los votos electorales. En otras palabras, cada estado cuenta con un ganador absoluto (salvo dos de poca importancia, Maine y Nebraska). Es como si cada estado tuviera su propia elección a la presidencia, independiente de todos los demás. A este sistema le llaman Winner Take All.

Por ejemplo, digamos que el candidato republicano obtiene el 60 por ciento del voto popular en Texas, mientras que el candidato demócrata obtiene el 40 por ciento. ¿Qué pasa entonces? Uno pensaría que los votos electorales son repartidos de manera proporcional entre los candidatos, pero no, según las reglas del juego, el candidato republicano consigue los 38 votos electorales que Texas tiene en su totalidad.

Es por este motivo que un candidato puede ganar el voto popular y, aún así, perder la elección. El modelo del colegio electoral a menudo es criticado porque transmite la noción de que tu voto cuenta, pero no tiene el mismo valor que el voto de otro ciudadano en otro estado de la república.

DID YOU GET ALL THAT?

Para finalizar con este tema, el colegio electoral cuenta con un total de 538 votos, es decir, el número total de legisladores en el Senado (100) y en la Cámara de Representantes (435) más los tres votos del Distrito de Columbia (las particularidades de Washington D.C. son un tema todavía más complicado que podemos abordar en otra nota).

La gente que vive en Puerto Rico y en el resto de los territorios no tienen permitido votar para presidente, a pesar del hecho de ser ciudadanos. Pero sí pueden participar en las elecciones primarias para elegir a los candidatos de los partidos.

El candidato que gana la elección presidencial es el que obtenga la mayoría de votos en el colegio electoral, o el que llegue primero a los 270 votos electorales.

Si por algún desperfecto del destino, ningún candidato alcanza los 270 votos necesarios para ganar la elección, entonces ésta pasa a la Cámara de Representantes, donde las delegaciones de cada estado emiten su respectivo voto. El candidato que obtenga más de 26 votos (más de la mitad de los estados) es el que gana.

Capitolio de los Estados Unidos (via Pixabay)

Con información de los Archivos Nacionales.

Imagen: Noticieros Televisa

Autor:
Javier Carbajal Antes firmaba en este espacio como Víctor Belén