Inicio  /  Especiales

Las cinco migraciones que definieron la historia de la humanidad

Las migraciones son parte de fundamental de la humanidad y te decimos las cinco que definieron la historia


La gente suele pensar que la migración es un fenómeno reciente. Sin embargo, la migración ha sido una característica de la existencia humana durante siglos. El humano siempre ha estado en constante movimiento y la migración de la humanidad ha sido fundamental en su devenir.

Los seres humanos siempre han migrado en grupos —y como individuos— para buscar la libertad de la guerra y los conflictos, escapar del hambre y la pobreza, encontrar nuevas oportunidades económicas y empleo, huir de la intolerancia religiosa o la represión política, o incluso comerciar y viajar a nuevos lugares.  Por ello te contamos los cinco movimientos migratorios que definieron las historia.

La primera migración: De África hacia el mundo

El Homo ergaster (o el Homo erectus africano) pudo haber sido la primera especie humana en abandonar África. Los restos fósiles muestran que esta especie había expandido su área de distribución al sur de Eurasia hace 1.75 millones de años. Sus descendientes, el Homo erectus asiático, se extendieron hacia el este y se establecieron en el sudeste asiático hace al menos 1.6 millones de años.

El Homo sapiens salió de África para explorar el mundo | Foto: Wikimedia Commons

Sin embargo, una teoría alternativa propone que los homínidos emigraron fuera de África antes de que Homo ergaster evolucionara, posiblemente hace unos 2 millones de años.

De lo que sí hay evidencia científica certera, es que hace entre 70 mil y 100 mil años, el Homo sapiens comenzó a migrar desde África y a poblar partes de Europa y Asia. Posteriormente, llegaron a Oceanía usando canoas, hace unos 35 mil y 65 mil años.

En la Edad de Hielo del Pleistoceno, se creó un puente terrestre que unió Asia y América del Norte (em Alaska) hace más de 13 mil años. Una teoría de la migración ampliamente aceptada es que la gente cruzó este puente terrestre, conocido como Estrecho de Bering y finalmente migró a América del Norte y del Sur.

Colonización europea del siglo XV

El colonialismo trajo consigo un importante movimiento migratorio | Foto: Wikimedia Commons

Después de la colonización europea de América del Norte y del Sur, hubo una migración a gran escala de personas de Europa, que se establecieron permanentemente en estas regiones. La colonización europea de las Américas comenzó en el siglo XVI y se aceleró durante el siglo XVIII y principios del XIX. Diferentes países de Europa, incluidos Gran Bretaña, España, Portugal, Alemania, los Países Bajos y Francia, promovieron el asentamiento de sus nacionales en el extranjero, ya sea porque huían por los conflictos religiosos o porque buscaban una mejor fortuna en el llamado Nuevo Mundo.

Esta migración ayudó a establecer el dominio de Europa sobre gran parte del mundo. Los colonos europeos a menudo llevaron nuevas enfermedades a las comunidades indígenas en las regiones colonizadas, lo que diezmó a dichas poblaciones. Las campañas militares y el crecimiento de las comunidades de colonos dieron como resultado que las comunidades locales perdieran la propiedad y el acceso a sus tierras. También trajo consigo el mestizaje y el desplazamiento de los indígenas a lugares apartados y aislados.

Migración forzada:  Esclavitud

Millones de esclavos africanos fueron forzados a migrar | Foto: Wikimedia Commons

La trata de esclavos fue una de las mayores migraciones masivas de mano de obra en la historia de la humanidad. El primer barco de esclavos zarpó de África a las Indias Occidentales en 1550 para satisfacer la necesidad de mano de obra intensiva en las plantaciones de azúcar y tabaco propiedad de los colonos blancos.

De acuerdo con los historiadores, más de 10 millones de africanos fueron forzados a trasladarse desde África a América como esclavos. Muchos murieron durante el viaje. Los esclavos africanos también eran vulnerables mientras esperaban la venta y a bordo de los barcos que los llevaban a través del Atlántico.

Expertos estiman que murieron tantas personas en África como las que fueron sacadas del país. Hoy se estima que alrededor de 40 millones de personas en las Américas y el Caribe descienden de esclavos.

El comercio de esclavos a gran escala en África cesó a finales del siglo XIX. A lo largo del siglo XIX, todas las formas de esclavitud fueron abolidas mediante legislación en diferentes países de Europa, América y las colonias.

Era de la migración masiva y el sueño americano

El sueño americano sigue siendo un motivo para migrar | Foto: Getty Images

Los historiadores identifican esta era entre 1850 y 1914, en la que la migración de largas distancias se produjo a un ritmo sin precedentes y excepcionalmente alto.

Hubo tres factores que llevaron a las migraciones masivas. Primero, el costo de la migración disminuyó drásticamente. En segundo lugar, los beneficios de la migración aumentaron, es decir, era relativamente fácil encontrar trabajo y mejores condiciones de vida. En tercer lugar, los regímenes de fronteras abiertas fomentaron la migración.

Durante los regímenes de fronteras abiertas, los inmigrantes se sintieron atraídos por la caída de los costos de la migración y los salarios más altos en los Estados Unidos. Esto es lo que se conoce como el sueño americano, que se sigue persiguiendo hasta nuestros días.

Migraciones por las grandes guerras

Durante el siglo XX, las dos Guerras Mundiales y los conflictos armados posteriores, causaron que millones de personas dejaran sus hogares y sus países de origen. Las migraciones fueron masivas y sin mucho control. Se calcula que más de 30 millones de desplazados tras la Segunda Guerra Mundial, un número muy superior a los 8 de la Primera Guerra Mundial.

A partir de la década 1970, la variedad de países de origen y destino ha crecido sustancialmente. Además de los países receptores tradicionales de inmigración en América, Europa Occidental y Australia y Nueva Zelanda, una variedad de otros países atraen a una población creciente de migrantes. Estos incluyen países que históricamente han sido naciones de emigración como Italia, España y Portugal.

Las guerras, la violencia y el cambio climático son factores de peso para migrar | Foto: Getty Images

También ha habido un aumento en la migración laboral a países recientemente industrializados en Asia como Tailandia, Malasia, Hong Kong y Singapur desde países más pobres de Asia como Birmania y Bangladesh.

Asimismo, las migraciones forzadas por guerras y violencia siguen ocurriendo. Miles de migrantes siguen buscando el sueño americano, mientras que Europa ha visto varias crisis migratorias de personas que vienen de África y Medio  Oriente.

Y en un futuro no tan lejano, tal vez veamos más migraciones masivas derivadas de las consecuencias del cambio climático y el calentamiento global.

Más especiales