Inicio  /  Especiales

Celia Cruz: ¿Por qué la música de la “Reina de la Salsa” está prohibida en Cuba?

Hay un poderoso motivo por el que la música de Celia Cruz está prohibida en su natal Cuba

“¡Azúuuuuuucar!” Una sola palabra que de inmediato nos remite irremediablemente a Celia Cruz. Su inigualable voz la coronó como la “Reina de la Salsa” y su exitosa y longeva carrera la convirtieron en una de las artistas más importantes de la música latinoamericana. No obstante, su música no puede reproducirse en su Cuba natal. ¿Por qué sus canciones están prohibidas en la isla?

De Cuba para el mundo

Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad nació en La Habana, Cuba, en 1925. Su padre, Simón Cruz, era fogonero del ferrocarril y su madre, Catalina Alfonso, era ama de casa que cuidaba de su gran familia.

Cruz creció en el barrio de clase trabajadora de Santos Suárez, donde estuvo expuesta a diversos músicos e intérpretes que influyeron en su futura carrera como cantante. Cruz comenzó a actuar en estaciones de radio locales y grabó su primer tema en Venezuela en 1948.

Celia no tardó en destacar por su poderosa voz | Foto: Creative Commons

La gran oportunidad de Cruz llegó cuando se convirtió en la cantante principal de la orquesta afrocubana, la Sonora Matancera. Era conocida por cantar guarachas, un estilo de música cubana con tempo rápido y letras cómicas o picarescas, ganándose el apodo de “La Guarachera de Cuba”.

Fue en esos años cuando acuñó su característico grito de “¡Azúcar!” en respuesta a un mesero de un restaurante en Miami que le preguntó sobre cómo quería su café.

En 1961, Cruz y su pareja, Pedro Knight, extrompetista de Sonora Mantacera, se mudaron a los Estados Unidos y se establecieron en Nueva Jersey para unirse a la floreciente escena musical latina del área de Nueva York.

Tras 15 años con la Sonora Matancera, Cruz se lanzó por su cuenta como solista en 1965. Comenzó a colaborar y grabar con Tito Puente, entre otros músicos.

La música y el estilo de Cruz evolucionaron constantemente. Si bien su música de salsa fue prolífica, también interpretó rumba y protagonizó películas. Era toda una artista.

Cruz, la única mujer integrante del legendario supergrupo Fania All Stars, se hizo conocida en todo el mundo como la “Reina de la salsa”. En 1990 ganó su primer premio Grammy por su álbum “Ritmo en el corazón”, una colaboración con Ray Barretto. Siempre cantando en español, grabó 75 discos a lo largo de su brillante trayectoria.

Huyendo de la Revolución

De acuerdo con los reportes de periodistas de la época, Celia Cruz tuvo un desencuentro con Fidel Castro en 1959. Un desencuentro que aún tiene consecuencias en pleno siglo XXI.

Celia Cruz fue contratada para cantar con un pianista en la casa del empresario cubano Miguel Ángel Quevedo, quien era dueño de la revista Bohemia, la más influyente de Cuba y que había apoyado la revolución en los últimos años.

El movimiento guerrillero cubano, con Fidel Castro al frente, proclamó en Santiago el inicio de la revolución. Por esos años, Celia gozaba de gran popularidad por los temas Tu voz y Burundanga, que había grabado con la Sonora Matancera.

Fidel Castro prohibió la música de Celia Cruz en Cuba | Foto: Flickr

La noche del show en la casa de Quevedo, Celia estaba cantando de pie al lado del pianista, cuando de pronto los invitados empezaron a correr hacia la puerta principal de la casa. Fidel Castro había llegado.

Pero Celia ni el pianista se movieron y siguieron cantando. De repente, Quevedo se acercó a Cruz y le dijo que Fidel quería conocerla porque en sus tiempos de guerrillero, cuando limpiaba su fusil escuchaba Burundanga. Celia respondió que la habían contratado para cantar junto al piano, y que ese era su lugar. Si Fidel quería conocerla, tendría que acudir a ella. Pero el comandante no se acercó. Y esa afrenta no fue olvidada.

Durante la década de los 60, cuando decidió irse de Cuba al estar en desacuerdo con el gobierno de Castro, la música de Celia Cruz, a pesar de tener ritmos alegres, se percibe cierta melancolía y añoranza. Esto se debe en gran medida al trauma de su exilio: Cruz se fue de gira con La Sonora Matancera en México y, sin saberlo, se fue de Cuba para siempre.

A pesar de sus éxitos, Cruz siempre anheló volver a Cuba | Foto: Cuartoscuro

En 1962, Cruz solicitó permiso para regresar a Cuba después de la muerte de su madre, pero las autoridades cubanas le negaron la entrada por ser una artista popular abiertamente opuesta a la Revolución Cubana.

Su manager, Omer Pardillo Cid, le dijo a Billboard que fue entonces cuando Cruz decidió: “Si no puedo volver a enterrar a mi madre, nunca volveré”.  Y nunca volvió.

Celia empapó su música de una añoranza por la isla de la que fue exiliada, dando a canciones como Cuando salí de Cuba, de Luis Aguilé, un nuevo peso emocional. Para Cruz en 1966, con la prohibición de ver a su familia en Cuba, tal vez la fama no fue sinónimo de felicidad.

Por ello, a pesar de que Cruz falleció el 16 de julio de 2003, en Cuba no se pueden poner canciones de la “Reina de la Salsa”. Aun cuando Castro murió en 2016, en su tierra, sus canciones no pueden dar alegría a su amada isla.

Más especiales