Inicio  /  Especiales

Benito Juárez: Entre mitos y verdades

Benito Juárez es una figura cuya vida está rodeada de mitos. Te contamos las verdad tras siete mitos

Benito Pablo Juárez García nació el 21 de marzo de 1806. El oriundo de Guelatao ha sido uno de los presidentes —y personajes— de la historia de México más estudiados y analizados. Su figura está rodeada de mitos, por lo que les contamos la verdad detrás de siete mitos de Juárez.

El mito de la oveja perdida

Tras quedar huérfano, Benito Juárez fue a vivir con su tío Bernardino, en Ixtlán, también en el estado de Oaxaca. Ahí, cuidaba su rebaño de ovejas, mientras él aprendía a hablar español, ya que solo se comunicaba en zapoteco.

Así pasó sus primeros años, hasta que un día se escapó de la casa de su tío. La leyenda cuenta que un día a Benito, que tocaba supuestamente gustaba de tocar la flauta mientras cuidaba a los animales, se le perdió una oveja. Aterrorizado, huyó para escapar de la ira de su tío.

Sin embargo, esto no ocurrió. Ni consta que Juárez tocara la flauta, ni que se fuera por temor. Más bien, el niño de 12 años se cansó de la pobreza y por la promesa incumplida de su tío de llevarlo a la ciudad de Oaxaca. Esto lo sabemos por los apuntes autobiográficos que dejó Benito.

Su esposa e hijos

Benito Juárez se casó con Margarita Maza, hija adoptiva del genovés Antonio Maza y Petra Parada. Era veinte años menor que Juárez. Contrajeron nupcias cuando él ya era un prominente abogado. Ella tenía 17 años. Él 37.

Tuvieron un total de 12 hijos: nueve mujeres y tres hombres. Perdieron a cinco de ellos a temprana edad.

No todo está en la altura

Juárez es el presidente más bajito en la historia de México(Imagen: Wikimedia Commons)

De acuerdo con el historiador Gustavo Vázquez Lozano, Benito Juárez es, probablemente, el presidente más “chaparrito” en la historia de México.

Y es que Juárez medía 1.37 metros de altura. Se dice que esto le generó un complejo, sobre con Maximiliano de Habsburgo, que medía casi 1.90. Reportan los libros que cuando vio el cadáver del otrora emperador mexicano, expresó:

“Era alto este hombre; pero no tenía buen cuerpo: tenía las piernas muy largas y desproporcionadas”.

¿Conoció a Maximiliano?

Hablando del Segundo Imperio Mexicano, se dice que alguna vez hubo una reunión secreta entre Benito Juárez y Maximiliano. También se ha dicho que intercambiaron correspondencia.

No obstante, no hay evidencia de que esto haya ocurrido. De lo que sí tenemos constancia, de acuerdo con el historiador Alejandro Rosas, es que Juárez vio a Maximiliano por primera vez luego de que fuera fusilado en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867.

Benito Juárez y los indígenas

(Imagen: Flickr)

Este punto ha generado controversia por muchos años, considerando que Benito Juárez era indígena. Se le acusa de atentar contra sus tierras y no haber impulsado leyes que los favorecieran.

Juárez buscó facilitar el acceso a la educación y la organización de las comunidades indígenas. Buscaba integrarlos. Incluso trató de proteger las tierras comunales de los pueblos originarios de Oaxaca de la conocida Ley Lerdo, porque su promotor fue Miguel Lerdo de Tejada, quien era Ministro de Hacienda.

Esta ley tenía como finalidad incentivar la pequeña propiedad y limitar la capacidad patrimonial de la Iglesia. Sin embargo, a pesar de que buscaban incluir a los indígenas, esta ley causó el despojo de su tierras y propiedades. Benito Juárez trató de evitar que esta ley fuera aplicada tan a rajatabla cuando fue gobernador de Oaxaca. Sin embargo, queda la sensación de que pudo haber hecho más por ellos.

¿Cedió territorio nacional a Estados Unidos?

Se ha dicho que Benito Juárez quiso vender parte del territorio nacional a Estados Unidos. También que buscaba cederles el Istmo de Tehuantepec. A cambio, el gobierno de Juárez recibiría cuatro millones de dólares para financiar la lucha contra los conservadores en la Guerra de Reforma.

Esto es parcialmente cierto y para ello tenemos que recordar el tratado McLane – Ocampo.

Benito Juárez autorizó la firma del tratado en 1859. Este acuerdo concedía el paso a perpetuidad de los estadounidenses por el Istmo de Tehuantepec.

Por si fuera poco, también otorgaba el libre tráfico a Estados Unidos por algunas poblaciones de Veracruz y Oaxaca.

¿Y por qué no se materializó? Porque el Congreso de Estados Unidos no lo ratificó, ya que temían encrudecer el conflicto de la Guerra de Secesión con este tratado, consolidando la postura separatista de los estados del sur de la Unión Americana.

¿Plagió a Kant?

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Esta frase la pronunció Benito Juárez en un discurso, el 15 de julio de 1867, luego del fusilamiento de Maximiliano y su entrada triunfal a la Ciudad de México.

Sin embargo, hay algunos historiadores que aseguran que plagió al filósofo Immanuel Kant. En su ensayo, “La Paz Perpetua“, el filósofo alemán escribió:

“…la injusticia cometida se ejerce únicamente en el sentido de que no respetan el concepto del derecho, único principio posible de la paz perpetua”.

Si bien hay similitudes, creemos que es un poquito exagerado hablar de plagio. Más bien, podríamos decir que se inspiró en Kant.

Más especiales