antes-despues-sismo-19septiembre-mexico

Antes y Después: fotos de edificios derrumbados en la CDMX

Desliza el cursor sobre las fotos

Antes y Después: fotos de edificios derrumbados en la CDMX a un año del terremoto del 19 de septiembre de 2017.

En tan solo unos segundos, el rostro de la Ciudad de México quedó mutilado por un terremoto.

Varios edificios de barrios como Coapa, Del Valle, Roma, Condesa y Obrera, pasaron de ser oficinas, escuelas y hogares a montones de escombros humeantes.

Un movimiento de casi un minuto de duración a 7.1 grados de intensidad, dejó cicatrices en una ciudad que se había reinventado un 19 de septiembre de 1985, pero que 32 años después, se vio obligada a volverlo a hacer.

Este documento deja ver el antes y el después de la Ciudad de México a un año del terremoto que la sacudió la calurosa tarde de este 19 de septiembre, en que los mexicanos volvieron a unirse para rescatarse a sí mismos de entre los fierros retorcidos y el concreto pulverizado.

A las 13:14 del 19 de septiembre, la escuela Enrique Rébsamen, en la colonia Coapa, se convirtió en el símbolo de la solidaridad entre los mexicanos. Casi un año después de haberse derrumbado, las autoridades de la Ciudad de México iniciaron la remoción de los escombros.

El 20 de agosto de 2018, el jefe de Gobierno de la capital, José Ramón Amieva, dijo que los trabajos de retiro de escombros no afectará las investigaciones sobre el caso del derrumbe del colegio.

En la colonia Roma Norte, un edificio de cinco pisos, que en su planta baja albergaba una tienda de colchones, quedó irreconocible.

En las vísperas del primer aniversario del llamado “19S”, el edificio no existe y en su lugar, hay un baldío rodeado de placas de madera.

El Instituto Renacimiento de la colonia Roma, sobre la calle de Orizaba, sufrió el colapso de su torre, dañando automóviles y poniendo en riesgo a los transeúntes que se encontraban cerca cuando sucedió el temblor.

Actualmente la actividad del instituto transcurre con normalidad.

Sobre la calle Saratoga, en la Portales, un edificio residencial también sufrió daños importantes, inutilizándolo completamente para volver a albergar a una familia.

Hoy un espacio baldío ocupa su lugar y la vida en el vecindario recobró un poco de la normalidad que le fue arrebatada aquella tarde de septiembre de 2017.

Para las primeras horas del 19 de septiembre de 2017, un edificio ubicado sobre la Avenida Ámsterdam, en una de las colonias más exclusivas de la Ciudad de México, se derrumbó.

Actualmente hay un baldío.

Cerca de la central camionera Taxqueña, el Soriana Híper que dio servicio a miles de capitalinos, se desplomó por el temblor que sacudió a la capital apenas unas horas después del simulacro conmemorativo del terremoto de 1985.

Hoy esa zona permanece acordonada. Toda el área comercial que rodea el complejo fue abandonada y hasta el momento, nadie ha ido a limpiar los escombros.

Sobre la calle de Génova, en la Zona Rosa, delegación Cuauhtémoc, el edificio de oficinas dañado por el sismo fue demolido completamente, dando pie a que la vida nocturna por la que es conocida esta colonia, se desarrolle con normalidad.

En la calle de Edimburgo, esquina con Eugenia, en la colonia Del Valle, otro edificio, un multifamiliar, colapsó en un abrir y cerrar de ojos.

En las vísperas del primer aniversario del sismo, los escombros de ese inmueble fueron completamente removidos.

El 19 de septiembre de 2017, un edificio de la colonia Obrera que albergaba una fábrica, sucumbió ante el intenso movimiento que sorprendió a millones de capitalinos.

Ya con las labores de rescate completamente terminadas, en el sitio hay un baldío.

Y como estos ejemplos de las lamentables consecuencias que tuvo el sismo que conmemoró el 32 aniversario del fatídico terremoto de 1985, hay decenas dentro de la Ciudad de México y, desafortunadamente, cientos en otros estados como Morelos, Puebla y Estado de México.

A meses de la evaluación de los daños, comenzó la reconstrucción y la vida en el país volvió a la relativa normalidad.

Esperemos que para el próximo sismo, los mexicanos estemos mejor preparados y el número de edificios colapsados, heridos y muertos sea mucho, pero mucho menor.

 

 

comentarios