Lee también:

La expropiación petrolera, ¿cuál es el legado real del cardenismo?