Compositores Mexicanos Tienes Escuchar Obra Música

10 compositores mexicanos de música clásica que tienes que escuchar

México ha hecho extraordinarias aportaciones al arte y la música clásica no es la excepción; a lo largo de su historia, autores como Silvestre Revueltas, José Pablo Moncayo y Guadalupe Olmedo han transformado el panorama musical con sus inolvidables melodías. A continuación te presentamos 10 compositores de música clásica pertenecientes a distintas épocas, cuyas canciones tienes que conocer.

Manuel de Sumaya (1678-1755)

De entre los compositores novohispanos, Manuel de Sumaya tuvo la producción musical más copiosa, además fue autor de la segunda ópera en América, ‘La Parténope’ (1711), cuya música no se ha encontrado hasta ahora. De hecho, la mayor parte de su obra se perdió, solo existen dos repositorios, uno en la Catedral de México y el otro en la Catedral de Oaxaca con aproximadamente 50 obras.

El estilo de Manuel de Sumaya va del Renacimiento al Barroco. De entre sus composiciones rescatadas, destacan sus villancicos, uno de ellos es ‘Celebren, publiquen’, del siglo XVIII, se le considera una de sus mejores obras, sobre todo por su sonido policoral.

José Mariano Elízaga (1786-1842)

Además de compositor, José Mariano Elízaga fue pedagogo, teórico, organista y pianista. Se le considera el gran compositor mexicano del siglo XIX y del México independiente. Fue el maestro de capilla durante el imperio de Agustín de Iturbide.

Desde muy joven, Elízaga fue un prodigio que llamó la atención del Virrey Revillagigedo, quien se volvió su mecenas. Pese al fin del Primer Imperio Mexicano, continuó siendo apoyado por el gobierno mexicano, gracias a lo cual sentó las bases de la música decimonónica de nuestro país.

De este compositor tampoco sobrevive la mayor parte de su obra; de aquello que todavía podemos escuchar destaca ‘Las últimas variaciones’, donde se percibe una clara influencia de Joseph Haydn.

Cenobio Paniagua (1812–1882)

Originario de Tlalpujahua, Michoacán, quedó consignado en la historia como el padre de la ópera romántica en México, además de haber sido un fecundo autor de música religiosa.

Para celebrar la derrota del ejército francés en la batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862, compuso la ópera Pietro d’Abano (1863), la cual sobrevive entre las 135 obras resguardadas en el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical ‘Carlos Chávez’ Cenidim. Mientras que de su primera opera, Catalina de Guisa (1859), también dedicada a la milicia mexicana, solo se han encontrado algunos fragmentos.

Guadalupe Olmedo (1853-1889)

De Toluca, Estado de México, Guadalupe Olmedo, tras su examen final en el Conservatorio Nacional de Música, fue nombrada como la “primera compositora mexicana que ha escrito en el género clásico” por la Junta Directiva de la Sociedad Filarmónica Mexicana. De su obra destaca una ‘Obertura a grande orquesta’ y el cuarteto de cuerdas mexicano más antiguo que se ha localizado hasta el momento, el ‘Quartetto Studio Classico, Op. 14’.

Sus estudios en el Conservatorio se enfocaron en los tratados de armonía, contrapunto e instrumentación de los autores Mattei, Fenaroli, Esteva, Berlioz, Fetis, Reicha y Pameron.

Manuel M. Ponce (1882-1948)

Detrás del trabajo como compositor del zacatecano Manuel María Ponce hubo una sobresaliente preparación que va desde el Coro Infantil del Templo ‘San Diego’ de Aguascalientes, pasando por el Conservatorio Nacional de Música, hasta su perfeccionamiento del piano con Martin Krause, quien a su vez fue discípulo del célebre Franz Liszt.

Su obra se caracteriza por una mezcla de temas típicos del México mestizo con el estilo romántico europeo vigente en aquel entonces, por lo que es considerado el padre del nacionalismo musical mexicano. Su ideal fue rescatar y ennoblecer la música nacional.

En el repertorio conocido de composiciones de Manuel M. Ponce predomina la música para guitarra (por ejemplo, ‘Variaciones y Fuga’ sobre ‘La Folia’, de 1929) y piano, sin embargo cabe señalar que casi la mitad se trabajo se desconoce hasta ahora.

Juventino Rosas (1868-1894)

Su nombre completo era José Juventino Policarpo Rosas Cadenas y es conocido en todo el mundo por el vals ‘Sobre las olas’, originalmente llamada ‘Junto al manantial’ y que se inspiró en una escena: una mujer de nombre Mariana Carvajal, quien lavaba ropa en un manantial.

Se formó en el Conservatorio Nacional de Música. Otro de sus más famosos vals es ‘Carmen’, compuesto para la señora Carmen Romero Rubio, esposa del presidente Porfirio Díaz, y la marcha ‘Cuauhtémoc’.

Silvestre Revueltas (1899-1944)

Uno de los compositores más influyentes de nuestro país, además de violinista y dirección de orquesta. Al estar en contacto con las vanguardias musicales internacionales logró trascender el nacionalismo mexicano.

Nació en Santiago Papasquiaro, Durango, en el seno de una familia de artistas, sus hermanos fueron Fermín Revueltas (pintor y muralista), Consuelo Revueltas (pintora naif), Rosaura Revueltas (actriz y escritora), José Revueltas (escritor, guionista y activista político) y​ Agustín Revueltas (artista y empresario).

Su inicio en la composición fue tardío y abarca tan solo 10 años, de 1930 a 1940. ‘Cuauhnáhuac’, de corte indigenista, es la primera obra importante de Revueltas; mientras que ‘Esquinas’ expresa la música de los personajes anónimos de la calle; el ‘Homenaje a Federico García Lorca’ conmemora la muerte del escritor español; pero es ‘Sensemayá’, basada en un poema de Nicolás Guillén, el trabajo orquestal mexicano de mayor prestigio mundial, que ha sido interpretado por prestigiosos directores como Leopold Stokowski, Leonard Bernstein, Eduardo Mata, Esa-Pekka Salonen o Gustavo Dudamel.

José Pablo Moncayo (1912-1958)

Pianista, percusionista, maestro de música, compositor y director de orquesta mexicano, José Pablo Moncayo es uno de los grandes exponentes del nacionalismo mexicano en la música.

Inspirado en los sones veracruzanos que estudió durante una visita al puerto de Alvarado, compuso el celebérrimo ‘Huapango’. Su obra también abarca ‘Amatzinac’ (1935), su ‘Sinfonía’ (1944), ‘Sinfonietta’ (1945) y Homenaje a Cervantes, entre otras.

Javier Torres Maldonado (1968)

Un compositor mexicano-italiano nacido en Chetumal, Quintana Roo, autor de obras para orquesta, música de cámara, música vocal, electroacústica y de repertorio mixto. De formación europea, su obra ha sido calificada como innovadora.

‘Exabrupto’ (1998), una de sus composiciones, emplea elaboradas transiciones en el tiempo y el espacio, abruptos rompimientos en la forma y polimetrías, como tributo a la memoria de los indígenas mexicanos asesinados en Acteal, Chiapas, en 1998.

Actualmente reside en Italia, donde imparte clases en prestigiosas escuelas de música.

María Granillo (1962)

Nacida en Torreón, Coahuila, María Granillo González, además de una reconocida compositora mexicana, es catedrática de la Facultad de Música de la UNAM.

De su obra sinfónica destaca ‘Breathing Music’, con la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM), la Camerata y la orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional, dirigidas por Gabriela Díaz Alatriste; así como la interpretación y grabación de su obra ‘Organika’ para cuarteto de percusiones.

comentarios