San Pedro del Gallo, Durango, agoniza por la sequía

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am noviembre 26 th, 2015

CIUDAD DE MÉXICO, México, nov. 26, 2015.- San Pedro del Gallo, en la zona semidesértica de Durango, fue un pueblo próspero, de gran actividad ganadera. Hoy luce como un pueblo fantasma, debido a la migración masiva de sus habitantes.   En estas tierras sedientas, los rezos y las plegarias no surtieron efecto. El cambio climático fue contundente.   “Y aquí está la muestra de las casas abandonadas de donde se ha ido la gente por ahí en buscas de trabajo; unos pa Sinaloa, otros pa Sonora, otros aquí a Chihuahua y otros pa Estados Unidos”, dijo Pedro Molina, habitante San Pedro del Gallo.     En las desiertas calles de San Pedro del Gallo, sólo se percibe soledad.   “Desafortunadamente los tiempos pluviales nos han desfavorecido, parece que las nubes pasan de un lugar a otro nada más. La emigración, pues se está quedando un pueblo solo,  un pueblo fantasma, un pueblo abandonado”, explicó Patricio Valdez, alcalde de San Pedro del Gallo.   La presa municipal está completamente seca, las tierras dejaron de producir, el ganado muere irremediablemente.    “El problema es que el país está muy seco, entonces no nos alcanza con una lluvia cercana a la media, no nos alcanza con eso, porque no va a escurrir el agua a nuestras presas”, indicó Felipe Arreguin, subdirector Técnico de Conagua.   A sus 80 años de edad, don Felipe no había visto una sequia tan severa como la que hoy aqueja a su pueblo.   “Lloviendo hay dinero y hay todo, hay trabajo, no llueve pues no hay dinero, no hay trabajo, no hay ni de dónde sacarlo, si la gente tiene que buscarle”, destacó Felipe Cosío, habitante de San Pedro del Gallo.   En los  noventas,  San Pedro del Gallo albergó a cerca de 10 mil habitantes, hoy apenas pasan de los  300; de estos, el 90 por ciento son adultos mayores.   “Aquí ya habemos pura gente de la tercera edad, los que estamos quedándonos aquí, de setenta y más verdad “, refirió Pedro Molina, habitante San Pedro del Gallo.   “La gente se ve obligada a salir, porque no hay medio de vida aquí, no hay trabajo donde se sostenga la gente”, añadió Felipe Cosío, habitante San Pedro del Gallo.   “Eso ha provocado que la gente se haya ido de aquí porque, con qué se mantiene si no hay nada, ya no se produce nada”, dijo Magdaleno Pantoja, habitante de San Pedro del Gallo.   “Hoy en el poblado queda gente adulta, gente grande que es lo que nos queda”, indicó Patricio Valdez, alcalde de San Pedro del Gallo.   Los apoyos para atención a desastres naturales llegan, pero no resuelven el problema.   “Han sido muy buenos no lo niego, pero no son los suficientes para abastecer, atacar al 100% los estragos de la sequía o los efectos que estamos teniendo ahorita con la sequía”, manifestó Patricio Valdez, alcalde de San Pedro del Gallo.   Los científicos  aseveran que es un asunto que va más allá de remedios emergentes.   “No es de seguridad nacional, es un tema de supervivencia de la especie, es muy importante el tema que estamos tocando. Volver a generar estos ecosistemas, si nos puede llegar a tardar miles de años”, advirtió Luis Ernesto Marín, Instituto de Geofísica UNAM.   “Ver dónde pueden estar los lugares más vulnerables con mayores potencialidades del desplazamiento migratorio y empezar a organizar de manera sistemática la reubicación de estas personas que podrían ser potenciales desplazados  ante movimientos del clima”, explicó Jorge Mora, investigador ITESM.   Ante los efectos del cambio climático, no se descarta que en breve haya una reubicación de la economía nacional.   “Las actividades que usen mucha agua, quitémoslas del norte, vayamos hacia el sur del país. A lo mejor yo te diría, si continua con la ganadería pero a lo mejor ya no lo hagas en Durango, y habría que ver cómo están los pronósticos del cambio climático para ver qué tipo de actividades se pueden seguir realizando en estos lugares”, expresó Luis Ernesto Marín, Instituto de Geofísica UNAM.   San Pedro del Gallo, como muchos municipios del norte del país agonizan azotados por la sequía.    “Y vamos cada día pa tras y pa tras. Nos falta mucho, nos falta de todo aquí no hay fuentes de trabajo para que la gente se sostenga”, subrayó Felipe Cosío, habitante de San Pedro del Gallo.   Irremediablemente el cambio climático seguirá trazando su ruta devastadora.   “Y ahora nada, ya ni mulas ni nada, se acabó todo. Si yo pudiera hablar con mi padre Dios, le pediría que nos lloviera verdad para que no se fuera la gente”, puntualizó Magdaleno Pantoja, habitante de San Pedro del Gallo.   Rar