Zapateros mexicanos, en crisis por productos chinos

LEÓN, Guanajuato, ago. 31, 2016.- Don Aldino ha sido zapatero toda la vida, tiene 72 años de edad y aprendió el oficio en el taller de su padre en el barrio del Cohecillo, en León, Guanajuato.

Desde hace décadas se dedica a la elaboración y reparación de calzado aunque dice que son pocos los pares los que llegan a su taller para algún arreglo porque ahora el zapato es de muy mala calidad.

Ahorita ya no hay zapato casi todo lo que traen es desechable. La reparación se acabó, hacíamos 80 pares por semana ahora no salen como unos 40 al mes

dijo Aldino Ortiz, zapatero de León, Guanajuato.

Como la familia de Don Aldino, miles de familias dedicadas a la elaboración de zapato están a punto de cerrar por la venta de zapato chino que inunda a León, la principal ciudad productora de calzado.

“Está muy difícil la situación con tanta entrada de mercado del producto chino, es una competencia muy desleal”, dijo el zapatero Juan González.

En México se elaboran más de 200 millones de pares de zapatos al año.

Datos de la Cámara de la Industria del Calzado señala que entran de forma ilegal a nuestro país más de 20 millones de pares, lo que equivale al 10% de la producción nacional.

El contrabando que entra bronco, se encuentra en todos los mercados hoy en día. No paga impuestos, no beneficia a ningún mexicano, ni impuestos a los gobiernos, está en casi 20 millones de pares en todo el país

dijo José Abugaber, consejero de la Cámara Nacional de Calzado.

Se estima que en todo el país trabajan unas 260 mil personas en la industria del calzado.

En León, Guanajuato, hay más de 2 mil 600 empresas que generan más de 100 mil empleos en el sector zapatero.

Miles de esos empleos se han perdido o están en riesgo por la caída de las ventas de calzado mexicano que compite con el importado de contrabando y que es barato, pero de mala calidad.

Se estima que más de 150 empresas zapateras han cerrado en la última década.

“Yo creo que en los últimos 10 años se han perdido 30 mil empleos directos de la industria del calzado”, confirma José Abugaber, consejero de la Cámara Nacional del Calzado.

Además el contrabando está ligado a otros delitos como la evasión fiscal y la piratería que también afectan a los fabricantes y comerciante de zapato.

“Lo que nos perjudica es que entre sin pagar impuestos, porque no es competencia”, destacó Luis González, vendedor de calzado.

La Cámara de la Industria del Calzado señala que el lugar donde más se ha detectado la entrada de zapato de contrabando es el Puerto de Manzanillo.

KAH

CARGANDO...