Uso excesivo de dispositivos móviles, causa de tenosinovitis de Quervain

(Getty Images/Archivo)

(Getty Images/Archivo)

Actualmente los dedos pulgares se utilizan mucho para enviar mensajes de texto, mandar correos electrónicos, subir fotos a las redes sociales, entre otras actividades de entretenimiento desde diferentes dispositivos móviles.

Pero pasar mucho tiempo revisando el celular u otros aparatos como tabletas electrónicas, consolas de videojuegos y computadoras, puede llegar a inflamar los tendones que se encuentran en la base de los dedos pulgares.

Hasta hace unos meses, Gloria Osnaya dedicaba alrededor de 10 horas de trabajo en la computadora.

“Yo capturaba muchas cifras, estaba en el área de auditoría. Mi mano casi no la separaba del mouse y del teclado. De tanto que usé la computadora desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde empecé a sentir mucho dolor en mi mano derecha”, explicó Gloria Osnaya, paciente con tenosinovitis de Quervain.

Al acudir al médico, fue diagnosticada con una afección conocida como tenosinovitis de Quervain.

“Todas las personas que están sometidas a eventos repetitivos en donde hacen fuerza con su dedo pulgar pueden ocasionar un problema inflamatorio en el tendón. Nosotros lo conocemos como tenosinovitis de Quervain, que es una inflamación de los tendones principalmente del tendón abductor del pulgar, que es cuando se abre el dedo o es cuando se extiende el dedo”, detalló Alfredo Castellanos, director de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Con algunas sesiones de hidroterapia utilizando el agua con fines terapéuticos y la aplicación de calor profundo con un aparato de ultrasonido se logra disminuir la inflamación.

“Estamos aplicando el ultrasonido terapéutico para la enfermedad de Quervain, que son dos tendones que se encuentran donde ahorita estoy aplicando el ultrasonido, del abductor del pulgar. Lo aplicamos en todo el trayecto para ayudar a desinflamar esos tendones. El ultrasonido produce calor profundo, entonces si no movemos el ultrasonido podemos quemar, por eso siempre está en un movimiento constante”, agregó Isabel Medina, terapeuta física de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Siglo XXI del IMSS.

Si ésta afección no recibe tratamiento puede limitar el movimiento de los dedos pulgares de manera permanente o hacer que la vaina del tendón se reviente y el paciente deba someterse a una cirugía.

 

Con información de Cithya Marín

LLH

CARGANDO...