Tump inhabilitará a funcionarios que cabildeen por gobiernos extranjeros

Funcionarios del gobierno describieron las suspensiones como de alcance histórico (Gettyimages/Archivo)

El presidente Donald Trump actuó el sábado para cumplir una parte clave de su promesa de “drenar el pantano” en Washington, al imponer una inhabilitación de por vida a los funcionarios gubernamentales que cabildeen a Estados Unidos en favor de gobiernos extranjeros, y una expulsión durante cinco años por otro tipo de cabildeo.

Funcionarios del gobierno describieron las suspensiones como de alcance histórico, pero hasta el momento se desconoce cómo harán las autoridades para hacerlas valer.

Trump ha indicado que quienes quieran apoyarlo en sus esfuerzos por hacer que “Estados Unidos sea grande de nuevo” deberían enfocarse en la labor que harán para ayudar al pueblo estadounidense, y no en ingresos futuros que obtendrían al andar difundiendo su influencia tras su participación en el gobierno.

“La mayor parte de la gente detrás de mí no podría ir a trabajar”, bromeó Trump, refiriéndose a una serie de funcionarios de la Casa Blanca alineados tras él, que estaba sentado en su escritorio de la Oficina Oval. Entre ellos se encontraban el vicepresidente Mike Pence, el secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus; el estratega Steve Bannon y la asesora Kellyanne Conway. “Así que tienen una última oportunidad de salirse”.

Trump señaló que habló mucho sobre la inhabilitación durante la campaña y “ahora estamos poniéndola en vigor”.

También el sábado, el presidente tomó medidas para comenzar a reestructurar el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Los asesores explicaron que los cambios ayudarían al consejo a adaptarse mejor a las amenazas cibernéticas, digitales, terroristas y de otro tipo en la época moderna.

Una tercera iniciativa le da al Estado Mayor Conjunto 30 días para preparar un plan destinado a derrotar al grupo Estado Islámico.

Trump había dado a conocer el plan para una prohibición a los cabilderos unas semanas antes de las elecciones de noviembre. Les prohibiría a todos los funcionarios del poder ejecutivo el cabildeo durante cinco años tras dejar sus puestos gubernamentales, e impondría una inhabilitación vitalicia para ejercer cargos públicos.

Con información de AP

MAP

 

CARGANDO...