Trump rompe tradición y no cena con musulmanes por el fin del Ramadán

Musulmanes en Mezquita Redmond de la Asociación Musulmana de Puget Sound

Musulmanes en la Mezquita Redmond de la Asociación Musulmana de Puget Sound en Redmond, Washington. (AP, archivo)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puso fin a una tradición de casi 20 años y no celebró en la Casa Blanca con representantes de la comunidad musulmana la cena de “iftar”, que marca el fin del Ramadán.

Ésta es una tradición que venían celebrando anualmente los presidentes estadounidenses desde que en 1999 lo hizo Bill Clinton.

El Ramadán, que cae en el noveno mes del calendario lunar islámico, comenzó el 27 de mayo y concluyó a la puesta del sol de sábado pasado, que es cuando los musulmanes practicantes de todo el mundo celebran el Eid al-Fitr, la “fiesta de la ruptura del ayuno”.

En lugar de la celebración en la Casa Blanca, este año el Gobierno de Estados Unidos se limitó a la emisión de un comunicado en el que Trump, expresó su “cálida felicitación” por dicha celebración.

“Los musulmanes en Estados Unidos se unieron a los de todo el mundo durante el mes sagrado del ramadán para centrarse en actos de fe y caridad. Ahora, cuando conmemoran a Eid con sus familiares y amigos, continúan la tradición de ayudar a los vecinos y compartir el pan con gente de todas las clases sociales”, agregó.

El anterior presidente estadounidense, Barack Obama, solía invitar a la cena del fin del ayuno del Ramadán a líderes musulmanes de Estados Unidos, incluidos los congresistas musulmanes.

Antes que él, fueron los presidentes Bill Clinton y George W. Bush los que mantuvieron esta tradición en la Casa Blanca, aunque el primer gobernante que acogió una cena de este tipo en la Casa Blanca fue Thomas Jefferson, en 1805.

 

AAE

CARGANDO...