#Trump

Trump relaja prohibición a iglesias de EU para realizar actividades políticas

Donald Trump presidente de Estados Unidos

Trump muestra la orden ejecutiva que relajaría prohibiciones a organizaciones religiosas. (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este jueves una orden ejecutiva para relajar los límites a la actividad política de iglesias y otras organizaciones religiosas y eximir a algunas empresas de ofrecer cobertura anticonceptiva a sus empleados si se oponen a ello por motivos de fe.

Rodeado de sacerdotes, monjas y representantes de grupos religiosos en una ceremonia en la Casa Blanca, Trump dio un primer paso para que las organizaciones de fe que están exentas de impuestos puedan expresar su apoyo a candidatos políticos o participar en actividades partidistas.

“Nadie debería censurar sermones o perseguir a pastores”, afirmó Trump en la ceremonia.

La orden se deriva de una promesa que hizo Trump como candidato presidencial y que reiteró en febrero pasado, cuando dijo que “destruiría completamente” una enmienda de ley de 1954 sobre la participación política de los grupos religiosos.

Esa medida, conocida como Enmienda Johnson, establece que las organizaciones religiosas y otras exentas de impuestos en Estados Unidos no están autorizadas a hacer campaña a favor o en contra de candidatos a cargos políticos, y si lo hacen se arriesgan a perder ese beneficio tributario.

Trump no puede derogar unilateralmente esa medida, imbricada en el código fiscal del país y que solo puede ser revocada por completo si el Congreso lo decide.

Lo que hace su orden ejecutiva es instruir al Departamento del Tesoro, del que depende el Servicio Interno de Rentas (IRS, Hacienda) a “no tomar ninguna medida contra cualquier individuo, templo de fe u otra organización religiosa” que “hablen sobre temas morales o políticos desde una perspectiva religiosa”.

Por tanto, siempre que lo permita la ley, el IRS no deberá “imponer ninguna pena impositiva, retrasar o denegar el estatus de exención de impuestos” o tomar medidas similares, según la orden.

“Ningún estadounidense debería tener que elegir entre los dictados del Gobierno federal y la doctrina de su fe”, sentenció Trump antes de firmar el decreto.

La medida es más suave que el borrador inicialmente considerado por la Casa Blanca, que según los informes de prensa, incluía una cláusula que habría permitido a los contratistas del Gobierno federal tratar de forma discriminatoria a empleados homosexuales o madres solteras, alegando que actuaban con base en su fe.

Pero eso no ha evitado que algunos grupos reprueben la medida de Trump, y la organización independiente Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) anunció en un comunicado que combatirá el decreto en los tribunales, como también hizo con la orden del mandatario sobre inmigrantes y refugiados, ahora suspendida.

“Las acciones tomadas hoy son un ataque al compromiso de nuestro país con la separación de iglesia y Estado”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de ACLU, Anthony Romero, y aseguró que su organización presentará hoy mismo una demanda contra el decreto.

“Los esfuerzos de Trump para promover la libertad religiosa son intentos velados de soltar en la arena política a los miembros conservadores y religiosos de su base de votantes”, agregó.

El decreto fue elogiado por el reverendo Samuel Rodríguez, director del grupo evangélico latino Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), quien opinó que “durante años, la gente de fe, y en especial los cristianos” han sido sometidos a una “opresión subversiva” sobre sus posiciones políticas.

Otros grupos cristianos conservadores también querían ver el fin de la enmienda para no ser castigados con impuestos si expresaban posiciones como su oposición al matrimonio homosexual.

Pero otras organizaciones creen que los púlpitos de los sacerdotes, rabinos o pastores protestantes no deben usarse para apoyar a candidatos políticos, entre ellos la Interfaith Alliance, un grupo de tendencia progresista que hoy criticó la medida.

El nuevo decreto también incluye un apartado dedicado a deshacer una medida incluida en la reforma sanitaria impulsada por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017), que exige que los servicios anticonceptivos formen parte de los seguros de salud.

El año pasado, el Tribunal Supremo evitó decidir si algunos grupos religiosos pueden ampararse en sus creencias para quedar exentos del pago o la cobertura de métodos anticonceptivos, dentro de los planes de salud que ofrecen a sus empleados.

Hoy, Trump trató de inclinar la balanza a favor de esos grupos religiosos al pedir a los secretarios del Tesoro, de Trabajo y de Salud que “consideren” la posibilidad de emitir “enmiendas” a las medidas actuales “para hacer frente a las objeciones basadas en la conciencia al mandato” sobre los anticonceptivos.

AAE

comentarios
CARGANDO...