Trump pensó en despedir a jefe del FBI desde que fue elegido presidente

Sarah Huckabee Sanders, portavoz de la Casa Blanca.

Sarah Huckabee Sanders, portavoz de la Casa Blanca. (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pensó en despedir al director del FBI, James Comey, desde el momento en el que fue elegido en los comicios de noviembre pasado, afirmó este miércoles la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

El presidente perdió confianza en el director Comey y, sinceramente, estaba pensándolo desde el día en el que fue elegido”, afirmó Sanders, quien dijo que Trump tomó la decisión final este martes.

La portavoz explicó que Trump se reunió con el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, y con su “número dos”, Rod Rosenstein, el lunes, cuando le transmitieron sus preocupaciones sobre el comportamiento de Comey y el mandatario les pidió que lo pusieran por escrito.

A continuación, Sessions y Rosenstein escribieron los documentos en los que Trump se basó para en una carta, hecha pública ayer, notificar a Comey su destitución “con efecto inmediato”.

La portavoz explicó que Trump había ido perdiendo confianza en Comey “durante los últimos meses” y que, por ello, tomó la decisión de despedirle, a pesar de que durante la campaña presidencial alabó la decisión de Comey de abrir una nueva investigación sobre los correos de la demócrata Hillary Clinton.

La razón oficial del despido de Comey es la mala gestión que hizo de la investigación de los correos electrónicos de Clinton, pero los demócratas y algunos republicanos creen que, en realidad, Trump está tratando de controlar la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones.

Sin embargo, la portavoz aseguró que la Casa Blanca “anima” al FBI a seguir con sus investigaciones, aunque consideró que no es necesario nombrar a un fiscal independiente, como han pedido legisladores demócratas y algunos republicanos para garantizar un examen exhaustivo de los hechos.

“Si Hillary Clinton hubiera ganado, algo que gracias a Dios no hizo, ella hubiera despedido a Comey inmediatamente (…) y los demócratas estarían bailando en las calles”, dijo Sanders, que consideró la respuesta de los demócratas como la “forma más pura de hipocresía”.

Sanders argumentó que Comey cometió “un montón de errores y errores” e, incluso, llegó a perpetrar “atrocidades”, un asunto sobre el que la portavoz rechazó dar más detalles.

El FBI se encuentra actualmente examinando la injerencia rusa en las elecciones, un asunto que también están investigando los comités de Inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes.

 

 

 

 

AAE

comentarios
CARGANDO...