Trump enfrentaría consecuencias por despedir a James Comey, el análisis en Despierta

Carlos Bravo, Donald Trump, Despierta con Loret, James Comey, Jeff Sessions

Carlos Bravo, académico del CIDE, conversa sobre Donald Trump en la mesa de Despierta con Loret. (Twitter, @NTelevisa_com)

El hecho de que Donald Trump haya despedido al director del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) por recomendación de Jeff Sessions “se trata de un acto susceptible de generar un juicio político por obstrucción de la justicia y abuso de poder”, de acuerdo con Carlos Bravo, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

En la mesa de Despierta con Loret, el académico matizó que el presidente de Estados Unidos despidió a James Comey “porque tenía la facultad de hacerlo”, aunque el hecho despierte suspicacias.

Carlos Bravo Regidor rechazó, además, que sea el inicio del fin del presidente de Estados Unidos, porque el impeachment o juicio político, “está diseñado para ser difícil. En los dos casos anteriores en la historia reciente, Nixon y Clinton, el juicio se inició gracias a que el partido del presidente no tenía la mayoría en el Congreso”.

El especialista reconoció que “sería inédito que el propio partido del presidente iniciara el juicio, pero con Trump todo es territorio inexplorado”.

Carlos Bravo recordó que James “Comey se ha negado a testificar en privado, lo que redobla la apuesta de Trump de haberlo despedido”. Dice, sin embargo, que el presidente “es especialista del daño autoinfligido, es autoincriminatorio”.

El especialista dijo que “Trump despidió a la persona que lo investigaba y Comey sabe muchísimo”. Afirma que, aun cuando los legisladores no promuevan un juicio político en lo inmediato, “en Estados Unidos ya se habla se la intermedia de 2018, y los republicanos se sienten vulnerables a las decisiones de Trump”.

De acuerdo con Bravo Regidor, “hubo reunión del Partido Republicano en California y están avisando que harán campaña en contra de Trump; es decir, no se suman al juicio político, pero están haciendo grietas”.

Además, afirmó el académico, “hay señales de debilidad entre su propia base (de Trump), porque después de lo de Comey la popularidad del presidente ha bajado cuatro o cinco puntos entre sus simpatizantes”.

Declaró que “es prematuro pensar que lo van a remover, pero en términos electorales va a tener problemas, además de que Trump hace cosas susceptibles de volverse juicio político y el tema de Rusia no lo deja en paz”.

 

 

 

 

 

tfo

CARGANDO...