#Trump

Trump da su celular a otros mandatarios para que le llamen directamente

Imagen de archivo de Donald Trump, cuando era candidato, usando su celular en un evento en Carolina del Sur

Imagen de archivo de Donald Trump, cuando era candidato, usando su celular en un evento en Carolina del Sur. (AP, archivo)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha estado proporcionando su número de teléfono celular a los mandatarios de otros países y los ha instado a que le hablen directamente, lo cual es una inusual invitación que rompe el protocolo diplomático y está avivando preocupaciones sobre la seguridad y la confidencialidad de las comunicaciones del comandante en jefe de Estados Unidos.

Trump ha instado a los gobernantes de Canadá y México a que se pongan en contacto con él a través de su teléfono celular, según funcionarios y exfuncionarios estadounidenses con conocimiento directo de la práctica. De los dos, sólo el primer ministro canadiense Justin Trudeau ha aprovechado la oferta hasta ahora, señalaron funcionarios.

Trump también intercambió números telefónicos con el presidente francés Emmanuel Macron cuando conversaron inmediatamente después de la victoria electoral de Macron a inicios de mayo, según un funcionario francés, quien no quiso comentar si Macron tenía intención de usar la línea.

Todos los funcionarios exigieron no ser identificados debido a que no estaban autorizados a revelar las conversaciones. Ni la Casa Blanca ni la oficina de Trudeau respondieron solicitudes de comentario.

El concepto de que líderes mundiales se llamen vía teléfono celular puede parecer sin importancia en el moderno mundo móvil; pero en la arena diplomática, donde las llamadas líder a líder son asuntos altamente instrumentados, se trata de otra ruptura de protocolo por parte de un presidente que ha expresado desconfianza en los canales oficiales.

Las formalidades y disciplinas de la diplomacia han sido difíciles para Trump, quien, antes de tomar el cargo, era contactado mucho más fácilmente por teléfono celular y se veía a sí mismo como un despreocupado e impulsivo negociador.

Los presidentes generalmente hacen llamadas en una de varias líneas seguras, incluidas las de la Sala de Crisis de la Casa Blanca, de la Oficina Oval o de la limosina presidencial. Incluso si Trump utiliza el teléfono celular entregado por el gobierno, sus llamadas son vulnerables a ser escuchadas subrepticiamente, en particular por gobiernos extranjeros, dicen expertos en seguridad nacional.

“Si estás usando una línea abierta, entonces es una línea abierta, lo que significa que quienes tienen la capacidad de vigilar esas conversaciones, lo están haciendo”, dijo Derek Chollet, un ex asesor del Pentágono y el funcionario del Consejo de Seguridad Nacional que trabaja actualmente en el German Marshall Fund de Estados Unidos.

Un presidente “no lleva consigo un teléfono seguro”, dijo Chollet. “Si alguien está tratando de espiarte, entonces debes asumir que todo lo que digas está siendo escuchado por otro”.

La advertencia rige incluso para las conversaciones con aliado. La canciller alemana Angela Merkel se enteró de ello en 2013, cuando los documentos filtrados por Edward Snowden revelaron que Estados Unidos escuchaba sus conversaciones por teléfono celular. Es decir, las relaciones amistosas no excluyen el espionaje.

“Si uno es Macron o el mandatario de cualquier país y obtiene el número del teléfono celular del presidente de Estados Unidos, es razonable suponer que lo entregará inmediatamente a su servicio de inteligencia”, dijo Ashley Deeks, ex asesora legal del Departamento de Estado.

Trump podría ser acusado de hipocresía. Durante la campaña presidencial el año pasado, atacó implacablemente a su rival Hillary Clinton por usar un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado, y dijo que no debía tener acceso a información secreta porque la dejaría al alcance de enemigos extranjeros.

 

AAE

 

CARGANDO...