#Trump

Trump anima a Flynn a buscar inmunidad en la investigación sobre Rusia

Mike Flynn, exconsejero del presidente Donald Trump. (AP, archivo)

Mike Flynn, exconsejero del presidente Donald Trump. (AP, archivo)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, animó este viernes a su exconsejero de seguridad nacional Michael Flynn a buscar inmunidad para poder testificar ante los dos comités del Congreso que investigan la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de noviembre pasado.

El respaldo de Trump a Flynn supone un nuevo giro en la enrevesada investigación sobre Rusia, que, en opinión del presidente, se ha convertido en una “cacería de brujas”.

“Mike Flynn debe pedir inmunidad porque esto es una caza de brujas”, escribió hoy el mandatario en su cuenta de la red social Twitter, en donde también acusó a los demócratas y a los medios de comunicación de ser quienes impulsan esa “cacería de brujas”, que calificó “de proporciones históricas”.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, explicó que Trump cree que Flynn debería testificar ante el Congreso y hacer “lo que necesite” para contar su historia.

La Casa Blanca reaccionó así a la oferta que supuestamente ha hecho a dos comités del Congreso Mike Flynn, exgeneral que fue asesor de seguridad nacional de Trump durante menos de un mes para luego tener que dimitir por ocultar al vicepresidente, Mike Pence, información sobre sus contactos con la Embajada de Rusia en Estados Unidos.

Flynn, en el ojo del huracán de las investigaciones, dio anoche la sorpresa y, a través de su abogado, anunció que está negociando con los Comités de Inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes para ofrecer importante información sobre la investigación rusa a cambio de inmunidad.

De acuerdo con su abogado, Robert Kelner, Flynn busca “garantías contra un enjuiciamiento injusto”, pues “ninguna persona razonable” ofrecería su testimonio para una investigación sin la garantía de que sus palabras no se volverán en su contra y no acabará siendo enjuiciado.

“El general Flynn indudablemente tiene una historia que contar y, verdaderamente, tiene muchas ganas de contarla, si las circunstancias lo permiten”, dijo el abogado en un comunicado, difundido a la prensa después de que el diario The Wall Street Journal revelara el jueves por la noche la noticia.

El Wall Street Journal, que cita a fuentes conocedoras del asunto, afirma que Flynn también ha pedido inmunidad al Buró Federal de Investigaciones (FBI), que desde julio tiene abierta una investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones y los nexos entre Trump y el Kremlin.

Un asesor del Senado, que pidió el anonimato, confirmó a Efe que existen conversaciones en curso con Flynn sobre su petición de inmunidad para testificar frente al Comité de Inteligencia de la Cámara alta, una de las dos comisiones del Congreso con una investigación abierta sobre Rusia.

La otra comisión es el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, cuyo portavoz, Jack Langer, ha negado que Flynn se haya ofrecido, de momento, a testificar a cambio de inmunidad.

Bajo la ley federal, el Congreso tiene autoridad para dar inmunidad a los testigos a los que llama a declarar, pero los legisladores solo hacen eso tras consultar con los investigadores del Departamento de Justicia y sus agencias, como el FBI.

Por ello, si se ha producido efectivamente una petición de Flynn para testificar, el siguiente paso es que los legisladores consulten al FBI para decidir si conceden inmunidad al exgeneral.

De hecho, en un comunicado, Adam Schiff, el demócrata de mayor rango del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, anunció hoy que los legisladores discutirán el asunto con sus homólogos en el Senado y con el Departamento de Justicia para determinar cuál es la mejor manera de proceder.

“Aunque el testimonio del señor Flynn es de gran interés para nuestro comité, también somos conscientes de los intereses del Departamento de Justicia en el asunto”, dijo Schiff.

Flynn, principal asesor en política exterior de Trump en la campaña, destacó desde el primer momento por sus ácidas críticas contra la demócrata Hillary Clinton y el año pasado, durante la convención republicana, lideró cánticos de “¡Enciérrenla!” (“Lock her up!”) por el uso de su correo privado para asuntos oficiales.

En septiembre, durante una entrevista en el canal NBC, Flynn lanzó duras críticas contra los asesores de Clinton por buscar inmunidad en la investigación del FBI sobre el uso que ella hizo de servidores de correo privados para comunicaciones oficiales cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

“Cuando se te da inmunidad, significa que probablemente has cometido un crimen”, dijo entonces Flynn.

El militar cayó finalmente en desgracia por sus conversaciones telefónicas a finales del año pasado con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak, con el que habló sobre las sanciones que el Gobierno de Barack Obama impuso a funcionarios de la inteligencia rusa por supuestamente entrometerse en las elecciones.

Flynn mintió a Pence y a otros altos cargos del Gobierno sobre el contenido de esas conversaciones con el embajador ruso y aseguró que habían hablado sobre vacaciones y no sobre las sanciones a Rusia.

Finalmente, Trump pidió a Flynn que dimitiera porque había perdido la confianza en él.

 

AAE

comentarios
CARGANDO...