Tras cancelación de visa, Carlos Bonavides denuncia trato deshumanizado

"A Carlos Bonavides lo que le importa es que no ofendan a su pueblo y están ofendiendo a nuestro pueblo", aseguró. (Noticieros Televisa)

"A Carlos Bonavides lo que le importa es que no ofendan a su pueblo y están ofendiendo a nuestro pueblo", aseguró. (Noticieros Televisa)

El pasado 25 de febrero, los actores cómicos Carlos Bonavides, conocido como “Huicho Domínguez”, Maribel Fernández, “La Pelangocha”; y Yared Licona, “La Wanders Lover”; fueron detenidos y deportados desde el Aeropuerto George Bush, en Houston, Texas.

Bonavides explicó a 10 en Punto que ellos iban como invitados a una fiesta y que la persona que los llevó hizo “propaganda”, “en Estados Unidos, en la aduana de Houston, lo tomaron como que nosotros íbamos a trabajar”.

Las autoridades migratorias cancelaron de inmediato las visas de los tres actores.

“Teníamos la justificación exacta de que nosotros no íbamos a trabajar. Simple y sencillamente porque había una propaganda… La señora de la aduana me dijo: ‘No juegue con mi inteligencia’ y yo como le contesté: ‘No juegue con mis derechos’, entonces hubo ahí una contrariedad terrible y entonces empezó un trato totalmente diferente, arbitrario, un trato deshumanizado”, detalló.

La discusión derivó en una detención de seis horas y una inspección.

El actor pasó a un cuarto y “como un criminal” puso las manos en la pared y le quitaros “hasta los calcetines”.

Mencionó que a los tres actores los metieron a diferentes cuartos y fueron inspeccionados para ver si no portaban alguna droga.

“Sí nos duele lo que nos hicieron y cómo nos trataron, porque te rebajan, te humillan. Esa payasada de poner la mano en la Biblia para decir o no la verdad, entonces ¿qué somos?”, afirmó.

Después de la de detención y la cancelación de las visas, regresaron a México.

“Me dañaron, me lastimaron, me ofendieron, pero no importa… a Carlos Bonavides lo que le importa es que no ofendan a su pueblo y están ofendiendo a nuestro pueblo”, subrayó.

El actor explicó que esperará a que termine el castigo de cinco años que le impusieron las autoridades migratorias estadounidenses, pero no más.

Estados Unidos le solicitó que pida perdón; “yo tengo dignidad, fíjate. ¡Perdón mis calzones! Porqué voy a pedir perdón si yo no he cometido nada, yo no he hecho nada malo, no he agredido a nadie”, aseveró.

 

Con información de Alan Pérez.

 

RMT

CARGANDO...