Tillerson concluye visita a Arabia Saudí sin desbloquear la crisis con Catar

Secretario de Estado, estados unidos, Rex Tillerson, ministro saudí, Arabia Saudita

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se reúne con el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al-Jubeir, en Jidda, Arabia Saudita. (AP)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, viajó a Arabia Saudí, donde se reunió con el rey Salman bin Abdelaziz y los ministros de Exteriores de Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, para tratar de desbloquear la crisis diplomática entre estos y Catar.  

El jefe de la diplomacia saudí, Adel al Yubeir, despidió al enviado estadounidense en el aeropuerto internacional de Yeda (oeste del país), después de una breve visita al término de la cual Tillerson no hizo declaraciones sobre el resultado de sus reuniones.

La agencia oficial de noticias saudí, SPA, sólo informó de que Tillerson había abandonado el país, sin dar más detalles ni sobre su destino.

El secretario de Estado se reunió en Yeda con los ministros de Exteriores de los cuatro países árabes, encabezados por Riad, que el pasado 5 de junio cortaron las relaciones diplomáticas con Catar e impusieron un bloqueo terrestre, naval y aéreo al emirato.

Los medios de comunicación saudíes no ofrecieron detalles sobre los puntos que se abordaron durante el encuentro, del que sólo fueron difundidas algunas imágenes por televisión.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores egipcio emitió un comunicado en el cual explicó que se abordaron “todas las dimensiones de la crisis con Catar” durante la reunión, que “se enmarca en las relaciones especiales que unen a los cuatro países con EU”.

Tillerson fue recibido anteriormente por el rey Salman en el palacio Al Salam de la ciudad costera de Yeda, donde traslada su residencia en verano.

El rey saudí y Tillerson hablaron de los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo y su financiación y del desarrollo de la crisis diplomática regional, según SPA.

Asimismo, añadió la agencia, el secretario de Estado se reunió con el hijo del monarca y ministro de Defensa saudí, Mohamed bin Salman, que fue nombrado recientemente heredero al trono.

De acuerdo con un comunicado del Departamento de Estado, Tillerson destacó la “fuerte alianza entre EU y Arabia Saudí”, que comparten el interés por “la seguridad, la estabilidad y la prosperidad económica de la región”.

Ni el Departamento de Estado ni las autoridades saudíes o el cuarteto árabe emitieron un comunicado sobre la reunión de Yeda, respecto a la cual Tillerson ya advirtió ayer de que no quería que se generaran “expectativas”.

Tillerson se encuentra en la región para buscar salidas a la crisis diplomática con Catar, aunque en las declaraciones ofrecidas en este emirato no mostró un gran optimismo sobre la posibilidad de desbloquear la situación.

El jefe de la diplomacia estadounidense suscribió en Doha con su homólogo catarí, Mohamed bin Abderrahman al Zani, un memorándum de entendimiento contra la financiación del terrorismo, lo que molestó al cuarteto árabe, a pesar de que los dos países firmantes aseguraron de que el pacto no está relacionado con la actual crisis.

Los cuatro países emitieron un comunicado pocas horas después, en el que consideraron que el memorándum “no es suficiente” para garantizar que Catar está comprometido a poner a la financiación de grupos radicales, uno de los motivos por los que estalló la crisis diplomática.

El cuarteto aseguró en la nota que no confía en ningún compromiso adoptado por Doha “sin imponer mecanismos de control estrictos para verificar su seriedad”.

Antes de reunirse con las partes en conflicto, Tillerson viajó a Kuwait, principal país mediador en la crisis entre sus vecinos, que envió a la reunión de hoy en Yeda a un representante.

El cuarteto exige a Catar que cumpla una lista de trece demandas, entre las que está el cierre de la influyente cadena de televisión Al Yazira, así como de una base militar turca en suelo catarí, y alejarse de Irán, enemigo histórico de Arabia Saudí. 

Por su parte, Catar ha rechazado en todo momento las acusaciones y ha dicho que algunas de las demandas son inaceptables porque tienen que ver con su soberanía nacional, aunque se ha mostrado abierto a negociar.

El portavoz gubernamental catarí, Saif bin Ahmed, dijo a través de la red social Twitter que “Catar no es un objetivo fácil ni su pueblo es ignorante”.

RAMG

comentarios
CARGANDO...