Tillerson promete a Ucrania respaldo de EU a su soberanía

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, en Kiev, Ucrania (Reuters)

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, en Kiev, Ucrania (Reuters)

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, reafirmó en su primera visita oficial a Kiev el respaldo de su país a la soberanía e integridad territorial de Ucrania y su compromiso de impulsar el proceso de paz en las regiones orientales de esta antigua república soviética.

“Estamos decepcionados por la falta de avances en el cumplimiento de los acuerdos (de paz) de Minsk. Precisamente por ello hemos nombrado a un representante especial (Kurt Volker) para prestar atención a este asunto”, dijo Tillerson en una comparecencia de prensa conjunta con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko.

El secretario de Estado agregó que con el nombramiento de Volker habrá quien coordine esta labor con el cuarteto negociador conocido como “formato de Normandía” (Ucrania, Alemania, Francia y Rusia) y el Gobierno ruso “para ver si se puede acelerar el progreso del arreglo”.

Insistió en que Estados Unidos aboga por el restablecimiento de la integridad territorial de Ucrania y recalcó la importancia de “garantizar la seguridad de todos los ciudadanos de Ucrania independientemente de su origen étnico o religión”.

Según datos de la ONU, en poco más de tres años desde el estallido del conflicto armado en el este de Ucrania han muerto más de 10,000 personas, entre civiles y combatientes.

Por su parte, Poroshenko agradeció a Tillerson su decisión de dejar varios días en Ucrania a Volker, quien llegó a Kiev junto con el secretario de Estado, para que inicie de inmediato su misión.

“Uno de los resultados clave de nuestra reunión de hoy es que hemos acordado un algoritmo de trabajo conjunto para impulsar el proceso de paz”, dijo el jefe del Estado ucraniano.

Poroshenko insistió en que Kiev no comenzó la guerra, que -dijo- “fue planeada y desatada por Moscú, y por tanto en Moscú están la claves para el arreglo pacífico”.

“Confiamos en la ayuda de nuestros socios, de Estados Unidos y del formato de Normandía y esperamos que Rusia comprenda esta situación”, agregó.

Poroshenko indicó que en las conversaciones con Tillerson se habló de manera detallada de las sanciones impuestas a Rusia por su implicación en la crisis ucraniana.

“Recibimos la confirmación de que mientras no se cumplan los acuerdos de Minsk y no sea liberado el territorio ucraniano no se levantarán las sanciones”, dijo.

El presidente ucraniano añadió que Tillerson le aseguró que la revocación de la anexión ilegal de Crimea por Rusia es también una condición del levantamiento de las sanciones.

La visita de Tillerson era esperada en Kiev con gran expectación, ya que la víspera, en los márgenes de la cumbre del G20 de Hamburgo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró su primera reunión con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y Ucrania fue uno de los temas abordados por ambos mandatarios.

A juzgar por las declaraciones de Poroshenko, el secretario de Estado dejó claro que la postura de Washington frente la crisis ucraniana se mantiene inalterable.

Además de reunirse con Poroshenko, el jefe de la diplomacia estadounidense mantuvo un encuentro con un grupo de políticos reformistas, ante los que insistió en la necesidad de profundizar las transformaciones.

“Ucrania ha recorrido un largo camino. Lo reconocemos, pero tenemos que hacer aún más para garantizar el futuro de Ucrania: para hacerla atractiva para los inversores, para sus vecinos europeos”, dijo Tillerson en esa reunión, celebrada en la sede de la Embajada de Estados Unidos en la capital ucraniana.

El Bloque Opositor, que agrupa a seis formaciones políticas, aprovechó la visita del secretario de Estado para emitir una declaración en la que denunció que el Gobierno de Poroshenko busca intimidar a la oposición y a la prensa independiente.

“Las autoridades de hecho alientan a los radicales de organizaciones neonazis que atacan a los políticos opositores”, señala el documento, que concluye con un llamamiento a Tillerson a respaldar las exigencias de la oposición de poner fin a la represión.

Con motivo de la visita del Secretario de Estado, las autoridades de Kiev redoblaron las medidas de seguridad en el centro de la ciudad, donde fueron desplegados cerca de 500 policías y miembros de la Guardia Nacional.

HVI

comentarios
CARGANDO...