#Brexit

Theresa May presenta proyecto que hará británicas leyes de la Unión Europea

Theresa May, primera ministra de Reino Unido

Theresa May, primera ministra de Reino Unido (AP)

El Gobierno de Theresa May presentó hoy en el Parlamento el llamado proyecto de ley de la Gran Derogación, que convertirá en británicas las leyes comunitarias una vez que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE).

La pieza legislativa ha sido un trámite formal ya que el proyecto será debatido en otoño, una vez que los partidos evalúen su contenido y decidan si presentan enmiendas.

El proyecto es clave en el proceso del Brexit, si bien la oposición ha adelantado su intención de dificultar su aprobación a través de la presentación de enmiendas, especialmente relativas a salvaguardar los derechos de los trabajadores.

En ese sentido, el Gobierno ha confirmado con este proyecto que no tiene intención de incorporar a la legislación británica la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea (2009), algo a lo que los laboristas ya habían indicado que se van a oponer.

El Gobierno ha subrayado no obstante que tiene intención de que el Reino Unido siga siendo miembro de la Convención Europea de los Derechos Humanos, de 1953, por lo que considera que abandonar la carta fundamental no tendrá un impacto significativo.

Una vez aprobada, la ley revocará el Acta de Comunidades Europeas de 1972, que autorizó en su día el ingreso -en 1973- del Reino Unido en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE).

En concreto, el objetivo de esta legislación es permitir que las mismas normativas comunitarias que se aplican actualmente en el Reino Unido continúen al día siguiente de la fecha oficial de retirada del país del bloque europeo, con el objetivo de dar tranquilidad, certeza y continuidad a empresas y trabajadores.

Para sacar adelante este proyecto, May, que gobierna en minoría, tendrá que depender del apoyo de los diez diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, después de que perdiera la mayoría absoluta en las elecciones del 8 de junio.

Con motivo de esta publicación, el ministro británico para la salida de la UE, David Davis, dijo hoy que este es uno de los más importantes proyectos de ley que entran en los Comunes y admitió que espera “trabajar con todos” para concretar el Brexit.

“El proyecto de ley permitirá que podamos salir de la Unión Europea con la mayor certeza, continuidad y control. Es por lo que el pueblo británico votó y es lo que vamos a hacer. Asegurar que las decisiones que afectan nuestras vidas sean tomadas en el Reino Unido”, afirmó el llamado ministro del Brexit.

La pieza de legislación es, agregó, un “hito importante” en el proceso sobre la salida del país de la UE, después de que los británicos votasen a favor de abandonar el bloque europeo en el referéndum celebrado el 23 de junio del año pasado.

Además, Davis pidió la colaboración de los partidos de la oposición para aprobar sin obstáculos el proyecto dada la debilidad en que se encuentra el Gobierno conservador.

“Trabajando juntos, por el interés nacional, podemos asegurar que tenemos un sistema legal que funciona plenamente el día que nos marchemos de la Unión Europea”, puntualizó el ministro.

“Los ojos del país -subrayó- están puestos en nosotros y voy a trabajar con todos para alcanzar este objetivo y delinear un nuevo futuro para nuestro país”.

Sin embargo, el portavoz laborista para la salida británica de la UE, Keir Starmer, adelantó que su formación exigirá garantías en varias áreas, como los derechos laborales de los trabajadores a fin de que éstos no se vean disminuidos frente a los comunitarios.

Se estima que hay unas 12.000 regulaciones europeas en vigor en el Reino Unido.

Londres negocia actualmente el proceso de salida de la UE, después de que la primera ministra británica activase el pasado marzo el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece un periodo de dos años de conversaciones con Bruselas sobre los términos de la retirada de un país comunitario.

MLV

comentarios
CARGANDO...