The Woodlands, población de élite afectada por la llegada de Trump

The Woodlands, complejo residencial de lujo en Texas (thewoodlands.com)

The Woodlands, complejo residencial de lujo en Texas (thewoodlands.com)

The Woodlands es unas de las áreas más exclusivas de la zona metropolitana de Houston, Texas. Tiene 110 mil residentes, 20 por ciento hispanos, de los cuales 85 por ciento son mexicanos.

Pero a comparación de quienes dejan y arriesgan todo para buscar el sueño americano, la vasta mayoría de los inmigrantes mexicanos que llegan a The Woodlands lo hace con un considerable colchón económico, con documentos y, casi siempre, con una visa especial de inversionistas, comprando propiedades e invirtiendo y gastando cientos de miles de dólares en esta población.

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha creado incertidumbre, que se ve reflejada en la economía local.

Tiendas y restaurantes han comenzado a cerrar y la millonaria inversión mexicana, vital para esta población élite texana, empieza a disminuir de manera dramática.

Sí hay un baje en ciertas áreas, que son donde llegaban los mexicanos a adquirir, ya sea propiedades de inversión o restaurantes o algo así. Sí hay un cambio y hay un cambio por percepción”, explica Luis Tamborrel, presidente del Consejo de Bienes Raíces en The Woodlands.

José Antonio es mexicano, fue futbolista profesional y hoy, hoy es dueño de este restaurante de Tapas en pleno corazón de The Woodlands y como decenas más, tiene un problema que no tiene que ver con el tema inmigratorio, sino la con la incertidumbre económica.

“Pues la gente aquí es muy conservadora, y cuando ve incertidumbre, qué si la hay, y si la hubo; pues la gente no gasta o se retrae un poquito”, dice José Antonio Gómez, empresario mexicano en The Woodlands.

Esta incertidumbre hace que el peso mexicano se tambalee, creando para estos empresarios mexicanos, que también dependen de un peso sólido, una especie de doble golpe a sus finanzas personales.

En este caso, los que vivimos o los que dependemos un poco de peso, pues con el tipo de cambio y a los niveles a los que se fue, pues tampoco podemos ni consumir, ni gastar, ni aportar lo que hacíamos antes”, añade José Antonio Gómez.

Así que desde la elección de Trump, tiendas como Macy’s, Aerpostale, Walmart, Journey’s, The Gap y decenas de restaurantes han cerrado, afectando principalmente a jóvenes universitarios, como James de 25 años de edad.

Acababa de cumplir una sentencia por robo y por primera vez en su vida había mantenido un trabajo por más de un año.

Él, como otros residentes de bajos recursos nacidos en los Estados Unidos, ahora exempleados de estos establecimientos, lograban una segunda oportunidad de vida, trabajando aquí en The Woodlands.

“Trabajamos duro y entregamos todo para ayudar al progreso. Siento que, en esta ocasión, hemos ido en retroceso”, denuncia James Hardenshen, empleado despedido en The Woodlands.

 

AAE

CARGANDO...