Testimonio de un sobreviviente de la explosión en mercado de Tultepec

Un joven sobreviviente de la explosión e incendio en el mercado de pirotécnica de San Pablito en Tultepec, Estado de México, narró su experiencia. (Notimex/Archivo)

Luis Soto Bravo, tiene 25 años de edad. Es un sobreviviente de la explosión e incendio que se registró el 20 de diciembre pasado en el mercado de pirotecnia de San Pablito, en Tultepec, Estado de México.

“Llegamos ahí a comprar un poquito de cohetes para la celebración del 24 y del 31, en el momento cuando estábamos comprando, de un puesto cercano a donde estábamos se empezó a prender todo”, dijo Luis Soto, sobreviviente de la explosión en Tultepec.

Desde la cama del área de atención a quemados del Hospital Magdalena de las Salinas donde se recupera, Luis narró como la primera explosión inició en uno de los puestos de la primera fila del predio, a tan solo unos metros de distancia de donde él se encontraba con su esposa y sus dos hijos de 4 y 6 años de edad.

¿Dónde empezó el incendio?, ¿dónde fue?, preguntó el reportero.

“Fue por acá, porque yo estaba de este lado, recuerdo que estaba sentado y volteando hacia el puente, puente vehicular. Estábamos en este puesto y de este puesto empezó uno de por aquí de estos, uno de estos cuatro. Nosotros corrimos hacia acá. Por la dirección del aire. Se cayó un puesto, no sé, pero ya no podíamos pasar y si nos regresábamos ya estaban todos los puestos prendidos y ya nomás lo que hicimos fue quedarnos entre dos puestos, en la tierra, ahí sentados”. explicó Luis Soto, sobreviviente de la explosión en Tultepec.

En medio de la desesperación encontró la manera de proteger a sus hijos.

“Ya como pude los jale a donde no había lumbre ahí en el suelo nos sentamos y los abrace, con una tabla fue como los cubrí, ya después encontré un cacho de lámina y con eso los alcancé a cubrir”, detalló Luis Soto.

Luis Soto sufrió quemaduras en el 30 por ciento del cuerpo y le han realizado hasta el momento seis cirugías.

“Las quemaduras se encontraron preferentemente en el brazo, antebrazo y ambas manos”, indicó Fernando Lujano, jefe de la Unidad de Quemados del Hospital Magdalena de las Salinas.

Su esposa Daniela y sus hijos Juan Daniel y Cristopher fueron dados de alta la semana pasada y él podría regresar a casa en las próximas dos semanas.

Con información de Carlos Guerrero.

LLH

comentarios
CARGANDO...