Servicios secretos alemanes calculan que hay 1,600 potenciales terroristas islamistas

Miembros de la policía alemana se encuentran armados con ametralladoras frente a la estación de tren de Pasing el 1 de enero de 2016 en Munich, Alemania. (Getty Images/archivo)

Miembros de la policía alemana se encuentran armados con ametralladoras frente a la estación de tren de Pasing el 1 de enero de 2016 en Munich, Alemania. (Getty Images/archivo)

Alrededor de 1,600 personas son consideradas potenciales terroristas islamistas por el Departamento de Protección de la Constitución (BfV), los servicios secretos de interior en Alemania, dijo su presidente, Hans-Georg Maassen.

Maassen, que participó en el Congreso Europeo de Policía organizado en Berlín, destacó el rápido incremento de ese colectivo islamista, que a finales del año pasado estaba estimado en unas 1.200 personas.

Según las cifras difundidas por la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) de Alemania a principios de febrero, en el país hay fichados alrededor de 570 islamistas “peligrosos” y unos 360 clasificados como “relevantes”, personas sobre las que hay indicios de que desean sumarse a la lucha armada para defender sus ideas dentro del país o en el extranjero.

Cada día, afirmó Maassen, se reciben entre dos y cuatro pistas concretas de un posible plan de atentado en Alemania.

El presidente del BfV destacó los retos a los que se enfrentan los servicios de inteligencia en un marco global que se ha transformado por completo por el impacto de diversos factores en los últimos años, desde la denominada primavera árabe a la crisis de los refugiados.

Entre el 70 y el 80 por ciento de las personas que llegan a Alemania pidiendo asilo no presentan un pasaporte válido, informó Maassen remitiéndose a datos de la Policía Federal.

Recalcó así el desafío que afrontan las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia en un país que ha recibido más de un millón de solicitantes de asilo en los dos últimos años.

En el cambio de escenario mundial incluyó también las incertidumbres de la política exterior, especialmente en el caso de Estados Unidos y Rusia, el auge de fuerzas populistas que rechazan a los partidos establecidos y los crecientes riesgos en el ciberespacio, con el aumento de la desinformación y de las posibilidades de radicalización.

RAMG

comentarios
CARGANDO...