Senadores republicanos retrasan votación de ley de salud por falta de votos

El líder republicano del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell (Reuters)

El líder republicano del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell (Reuters)

El líder republicano del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, decidió el martes aplazar la votación de una ley de salud para lograr más apoyos al proyecto, según un asesor, una decisión que evitó una derrota potencialmente desastrosa propiciada por miembros de su propio partido.

Por su parte, el presidente Donald Trump convocó a los 52 senadores republicanos en la Casa Blanca para discutir cuál es el próximo paso a seguir.

McConnell estaba ejerciendo presión para votar la medida antes del receso por el festivo del 4 de Julio, que comienza a fines de semana, avanzando en la larga pretensión republicana de acabar con partes importantes del Obamacare y sustituirlo con un nuevo programa federal de salud.

El aplazamiento de la votación fue una señal de que McConnell y Trump han fracasado hasta el momento en su intento de atraer los votos suficientes ante el sólido bloque de la oposición demócrata y los ataques de senadores republicanos moderados y conservadores.

La senadora republicana Lisa Murkowski confirmó que la votación fue pospuesta. “Nada esta semana”, dijo a los periodistas a la salida de un almuerzo de los republicanos en el Senado.

Para aprobar el proyecto, el líder de la mayoría solo puede permitirse perder a dos senadores republicanos de la mayoría de 52 que tiene su partido en el Senado de 100 escaños. La Cámara de Representantes aprobó el mes pasado de forma ajustada un proyecto para sustituir al Obamacare.

Los senadores republicanos moderados están preocupados porque millones de personas podrían perder su seguro, mientras que los conservadores aseguran que el borrador no llega lo suficientemente lejos para desmontar la ley firmada por el expresidente Barack Obama.

Las perspectivas del plan se vieron perjudicadas por un análisis publicado el lunes por la Oficina de Presupuesto del Congreso, un órgano no partidista, que aseguró que la medida hará que 22 millones de estadounidenses pierdan su seguro médico durante la próxima década. El reporte hizo que la senadora Susan Collins, un voto moderado clave, dijera que no puede apoyar seguir adelante con el proyecto tal y como está.

HVI

comentarios
CARGANDO...