Se cumplen cien años de la incursión de EU en la Primera Guerra Mundial

Un marine de Estados Unidos encabeza un entrenamiento de tiro en Francia (Reuters, archivo)

Un marine de Estados Unidos encabeza un entrenamiento de tiro en Francia (Reuters, archivo)

La Primera Guerra Mundial tuvo como escenario principal el continente europeo con la confrontación directa de la “Triple Alianza” conformada por Alemania, Austria y Hungría; y la “Triple Entente”, formada por el Reino Unido, Francia y el imperio ruso. Muy lejos de ahí, al otro lado del Atlántico, otra nación permanecía atenta al desarrollo de las hostilidades.

Cuando estalló la guerra en 1914, Estados Unidos optó por la neutralidad al considerar que sus intereses no se verían afectados. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo la guerra comenzó a tomar otro rumbo. Esta contienda sirvió, entre otras cosas, para poner en operación nuevas estrategias militares como la implementada por el ejército alemán al incluir a su flota de submarinos como arma de guerra, con tan buen resultado que para enero de 1917 ya habían establecido una Zona de Guerra que rodeaba a las Islas Británicas y hundido a un 25 % de las naves que transitaron por ahí. Ante estos resultados, los germanos se desentendieron del frente ruso y apuntaron la mira hacia occidente al afirmar que los Estados Unidos no intervendría en el conflicto.

La política de no intervención de Estados Unidos fue cambiando de rumbo cuando un submarino alemán hundió al transatlántico inglés, “Lusitania”, provocando la muerte de cerca de mil 200 personas, 234 de ellos estadounidenses. Este hecho exigió una participación más activa de su país en el conflicto. No obstante, primero había que sortear un problema: reclutar soldados de forma masiva, ya que en aquel entonces el ejército norteamericano era pequeño y poco equipado; además, tenía décadas sin librar combates importantes. De esta manera tuvo lugar una intensa campaña propagandística para que los hombres se alistaran.

Soldado estadounidense reacciona ante un ataque de gas (Reuters, archivo)
Soldado estadounidense reacciona ante un ataque de gas (Reuters, archivo)

Otro hecho que determinó el cambio de postura de Estados Unidos ante la guerra fue que el secretario de Relaciones Exteriores alemán, Arthur Zimmermann, enviara un telegrama a su embajador en México para proponer una alianza militar a cambio de recuperar el territorio perdido con los Estados Unidos. Los servicios de inteligencia británicos lo interceptaron y lo entregaron a Washington. La publicación del mensaje escandalizó a los estadounidenses.

En un discurso ante el Congreso el 2 de abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson, declaró que este ataque era “una guerra contra la Humanidad” y pidió declarar la guerra a Alemania.

De esta manera, el 6 de abril de 1917 Estados Unidos entró de lleno a la guerra poniendo al servicio de la “Triple Entente” su poderosa industria y su numerosa mano de obra, lo que provocó un cambio de rumbo en el desarrollo del conflicto hasta provocar la rendición de los alemanes. A partir de entonces, el rol de la nación norteamericana ante los acontecimientos internacionales, marcó un nuevo rumbo en sus relaciones y trato los demás países y la catapultó como una potencia mundial.

Con información de Javier Escobar.
BLR

CARGANDO...