Santos pide al nuevo vicepresidente profundizar combate al narco

El nuevo vicepresidente de Colombia, Oscar Naranjo, y el presidente Juan Manuel Santos. (@JuanManSantos)

El nuevo vicepresidente de Colombia, Oscar Naranjo, y el presidente Juan Manuel Santos. (@JuanManSantos)

El presidente Juan Manuel Santos encargó este jueves al general retirado Oscar Naranjo, nuevo vicepresidente de Colombia, fortalezca la lucha contra el narcotráfico y la seguridad ciudadana, que son fundamentales para la implementación del Acuerdo de Paz con la guerrilla.

Avanzar en la implementación del Acuerdo de Paz, garantizar la protección de líderes sociales y guerrilleros que se reincorporan a la sociedad, profundizar la seguridad, en especial la seguridad ciudadana”, dijo Santos al posesionar como vicepresidente a Naranjo ex jefe de la policía de Colombia.

Naranjo asumió este jueves como vicepresidente de Colombia con la tarea de reforzar la seguridad nacional y luchar contra el narcotráfico.

La víspera el Congreso lo había elegido en reemplazo de Germán Vargas Lleras, quien renunció al cargo luego de dos años para preparar su campaña para las elecciones presidenciales de 2018.

El mandatario colombiano dio a Naranjo la directriz de “impulsar la aplicación de una política antinarcóticos más eficiente, que ataque los principales eslabones de la cadena del narcotráfico y que reduzca drásticamente los cultivos ilícitos en el país.

No son tareas sencillas, General, pero sabemos que contamos con la persona correcta, en el momento correcto, para la misión correcta”, dijo el mandatario tras la firma del decreto a través del cual se encarga al vicepresidente de estas cuatro misiones especiales.

En relación a la lucha contra el narcotráfico, el presidente Santos dijo que a su gobierno le preocupa sobremanera el aumento de hectáreas cultivadas de coca y reconoció que Colombia no ha dejado de ser, desde hace décadas, el primer exportador de cocaína del mundo.

No obstante, aseguró que también se debe entender que ahora, gracias al acuerdo de paz con las FARC, “tenemos una oportunidad de oro para reversar esa situación”, porque “podremos llegar a donde no llegábamos y dar una verdadera alternativa a los campesinos cocaleros, una solución estructural a las comunidades”.

En este sentido, el mandatario se refirió al plan que será coordinado por el vicepresidente para erradicar este año al menos 100 mil hectáreas de coca: 50 mil por erradicación forzada y 50 mil por erradicación voluntaria en desarrollo de los acuerdos de paz.

“Lo que tenemos hoy, repito, es una gran oportunidad, una inmensa oportunidad, para atacar con más contundencia y eficacia el negocio del narcotráfico, que ha sido el combustible de la violencia y de la corrupción en Colombia”, subrayó.

Sobre la puesta en marcha del Acuerdo de Paz, el Jefe de Estado precisó que esta misión contempla tareas físicas orientadas a la reincorporación de los excombatientes a la sociedad, la ejecución de los proyectos de desarrollo rural integral, el desminado del territorio y la debida operación del Sistema Integral de Justicia, Verdad, Reparación y No Repetición, entre otras.

Respecto a la misión de garantizar la protección de exguerrilleros, líderes sociales y de derechos humanos, Santos consideró que al concentrarse y entregar las armas, los rebeldes “están depositando su confianza en la palabra del Estado y no vamos a defraudarla, porque el éxito de un acuerdo se basa en que ambas partes cumplan con lo pactado”.

“No vamos a permitir de ninguna manera que se repitan tragedias como la que ocurrió con la Unión Patriótica en las décadas de 1980 y 1990”, sostuvo.

Insistió que “la experiencia del general Naranjo será crucial en la coordinación de las tareas de protección de los excombatientes y de los líderes sociales y de derechos humanos”.

 

Con información de Notimex y AP

 

AAE

 

CARGANDO...