SACMEX implementa operativo para mitigar efectos negativos por fuertes lluvias

Afectaciones registradas por lluvias en la CDMX

Afectaciones registradas por lluvias en la CDMX. (Notimex)

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) implementa un operativo para mitigar los efectos negativos de las precipitaciones pluviales cuando se rebase la capacidad del sistema, informó en entrevista para FOROtv el director de la dependencia, Ramón Aguirre.

“Es un operativo, sin duda el más importante a nivel mundial para prevenir lluvias fuertes y tratar de mitigar los efectos negativos cuando se ve rebasada la capacidad del sistema. Buscamos que el sistema funcione en óptimas condiciones y que, si llega a ver una lluvia que rebase la capacidad, minimizar los efectos negativos y tratar de devolver a la ciudad su vida normal en el menor tiempo posible”, dijo.

Aguirre dijo que el drenaje de la Ciudad de México soporta sin problemas hasta 30 milímetros de lluvia que equivalen a 30 litros por metro cuadrado.

“Nuestro sistema de drenaje aguanta hasta 30 milímetros de lluvia, el problema que tenemos es que además de que es mucha agua, toda se concentra en las partes bajas y mete una exigencia muy fuerte a un sistema de drenaje que depende básicamente de tubos y de bombas. La lluvia del 29 de mayo fue de más de 98 litros por metro cuadrado, por eso generaron los efectos tan negativos que vimos”, destacó.

Afectaciones por las lluvias en la CDMX
Afectaciones por las lluvias en la CDMX. (Notimex)

Afectaciones por las lluvias en la CDMX. (Notimex)

El director de Sacmex enfatizó que este tipo de precipitaciones se presentan más o menos diez cada año. “Si revisamos las estadísticas, en los últimos 10 años, esta lluvia ha sido superada en cinco ocasiones, es decir esta fue la sexta lluvia más fuerte que se presenta en 10 años”.

Aguirre también señaló que en términos de infraestructura se están haciendo obras que permitan evitar una gran inundación en la ciudad como hace algunos años se pronosticó, similar a la de los años 50, donde la ciudad estuvo tres semanas inundada.

“La capacidad del sistema de drenaje frecuentemente en una temporada se ve rebasada porque llega a haber lluvias puntuales que, si bien no ponen en riesgo una gran inundación, sí nos generan efectos muy severos. El fenómeno que tuvimos fue una lluvia que, en medida promedio para la ciudad fue de 12 milímetros, una lluvia de 12 milímetros no hace nada a la ciudad, pero el problema es que se concentró el agua, y en un 20% de superficie de la ciudad es donde se precipitan y llegamos a tener hasta 98 milímetros, eso fue lo que genera mucha presión sobre el sistema que tiene una capacidad limitada”, concluyó.

 

KAH

 

comentarios
CARGANDO...