Rusia admite por primera vez violaciones al alto el fuego en Siria

Fotografía que muestra a los ingenieros militares rusos manejan en su APC en Aleppo, Siria.

MOSCÚ, Rusia, ene. 5, 2017.-Rusia admitió por primera vez la existencia de violaciones del alto el fuego en Siria desde la entrada en vigor de los acuerdos entre el régimen de Bashar al Assad y la oposición siria el pasado 30 de diciembre.

“La parte rusa ha detectado quince violaciones en las últimas 24 horas: cinco en Hama, cinco en Damasco, tres en Latakia y dos en Alepo”, informó el Centro de Reconciliación Ruso en Siria en un comunicado.

La nota destaca que la delegación turca de la comisión conjunta creada para velar por el cumplimiento de los acuerdos también detectó 13 violaciones de la tregua: cuatro en Hama; tres en Damasco y en Idleb; y una en Latakia, Alepo y Deraa.

Rusia, que denunció 34 y 27 infracciones el 2 y 3 de enero, respectivamente, informó que todos los casos de violaciones serán investigados uno por uno, además de que se tomarán medidas para evitar su repetición.

Con todo, resalta que el número de violaciones se ha ido reduciendo gradualmente durante la última semana según aumentaba “la confianza entre los bandos en conflicto”.

“El proceso de reconciliación en Siria avanza sin interrupciones en consonancia con los acuerdos alcanzados”, insiste la nota, que recuerda que, en total, más de un millar de localidades sirias han renunciado ya a la lucha armada.

La oposición armada siria ha denunciado la violación del alto el fuego por parte de las fuerzas gubernamentales y las milicias iraníes, y se dirigió al Kremlin para que garantice su cumplimiento.

El ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, también advirtió ayer de que la nueva ronda de negociaciones de paz que tendrá lugar a final de mes en Astaná puede peligrar debido a las violaciones de la tregua.

Ankara acusa en particular al grupo libanés Hezbollah, lo que le ha valido las críticas del principal patrocinador de esa milicia, Irán, que tachó dichas declaraciones de “poco constructivas”.

A su vez, el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, afirmó en Ginebra que el éxito de la reunión en Astaná depende de la “consolidación” del cese de las hostilidades y de la capacidad de influencia de Turquía y Rusia sobre las partes.

Nada más anunciar el acuerdo sobre Siria, el presidente ruso, Vladímir Putin, llamó “al Gobierno de Siria, a la oposición armada, a todos los países de la región implicados y que tienen influencia en los bandos en conflicto a apoyar los acuerdos”.

El régimen sirio y la oposición firmaron dos documentos sobre alto el fuego y las medidas para garantizar su cumplimiento, y una declaración en la que se comprometen a “iniciar negociaciones de paz para el arreglo” de la crisis.

RAMG

CARGANDO...