Revolución Industrial 4.0, reto para el sector automotriz en México

El principal reto es lo que hará el país y su industria para colocarse en un lugar preponderante en el marco de la llamada Revolución Industrial 4.0. (Getty Images)

El principal reto es lo que hará el país y su industria para colocarse en un lugar preponderante en el marco de la llamada Revolución Industrial 4.0. (Getty Images)

Luego de que México se colocó en los primeros lugares de producción y exportación de vehículos en el mundo, sobreviene un nuevo reto para la industria automotriz mexicana de cara a la Revolución Industrial 4.0.

Ahora que la industria automotriz es motor de la economía nacional, el siguiente paso es desarrollar la investigación y la innovación, porque las nuevas inversiones se dirigirán hacia los países más avanzados tecnológicamente, estiman representantes del sector e investigadores.

Luego de que México se posicionó como el séptimo productor y el cuarto exportador mundial de vehículos, “es necesario que tengamos una fuerte participación en proyectos de investigación e innovación”, afirmó el director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas.

El país ya se prepara y al día de hoy existen cerca de 30 centros de investigación y desarrollo, en donde la industria y los gobiernos locales y federal se ha dado a la tarea de buscar la vinculación entre la academia y las empresas, tanto a nivel terminal como de autopartes.

El principal reto es lo que hará el país y su industria para colocarse en un lugar preponderante en el marco de la llamada Revolución Industrial 4.0, señaló Cuevas.

Y es que la ciencia ficción ya es una realidad en la industria automotriz. Ford Motor Company, por ejemplo, anunció que ya lleva a cabo pruebas para fabricar autopartes y piezas automotrices en impresoras de tercera dimensión.

La alemana Volkswagen, por su parte, empezó a desarrollar vehículos con tecnología de realidad aumentada en laboratorios virtuales, que podrían revolucionar el trabajo de ingenieros y diseñadores automotrices.

Eso sin contar con los avances en conectividad, de tal forma que en unos tres años, todos los vehículos último modelo contarán con “Wi Fi a bordo”, estimó el Vicepresidente B2B de Telefónica México, Mariano Moral.

Por ejemplo, los modelos con el servicio On Star de General Motors 2018 ya incluyen conectividad a Internet desde cualquier sitio remoto en donde se encuentre el vehículo, con capacidad de conectar hasta siete dispositivos a bordo y alcance de 15 metros a la redonda de la unidad.

Telefónica incursiona así en el sector automotriz para facilitar la conectividad en los modelos Cadillac, Buick, Chevrolet y GMC.Para el director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, es necesario entender que las transformaciones que conlleva esta revolución industrial van a afectar a la cadena productiva, tanto a la industria como a la demanda laboral de empleo.

Y esto, señaló, es un poco lo que sucedió en Estados Unidos, es decir, “no es que se hayan venido a producir a México, sino que la industria cambió su forma de producir en ese país y eso significó que se generaran inversiones diferentes. El tema es que ellos no previeron este cambio”. Para la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, Graciela Bensusan, esta situación para México representa un área de oportunidad.

Aunque “la robotización va a mostrar que el costo laboral cada vez va a ser más alto, y el efecto es que las inversiones se vayan a los países más desarrollados, “pero que en esos países lo que suceda es un aceleramiento de la automatización”.

Y si no hay una reconversión hacia ese estatus en la industria, existen estudios que sostienen que en México, el 51 por ciento del empleo manufacturero estaría en riesgo.

 

 

 

 

tfo

comentarios
CARGANDO...