Resultados de la actividad comercial alemana alientan debate sobre estímulos

Actividad comercial alemana se frena abruptamente

Actividad comercial alemana se frena abruptamente. (AP, archivo)

La actividad comercial alemana se volvió lenta abruptamente en junio, lo que se suma a las señales de que la demanda en las principales economías puede estar empezando a flaquear justo cuando los bancos centrales estudian retirar las medidas de estímulo aplicadas durante años.

Las exportaciones de la mayor economía europea bajaron un 2,8 por ciento, la caída más profunda desde agosto de 2015 y que terminó con cinco meses consecutivos de crecimiento. Las importaciones se redujeron un 4.5 por ciento, el mayor descenso desde enero de 2009, según los datos de la Oficina Federal de Estadísticas.

Exportaciones e importaciones en China, que junto con Europa ha estado encabezando el crecimiento mundial este año, aumentaron mucho menos que lo esperado en julio, según mostraron los datos de Pekín el martes.

El crecimiento más débil de las importaciones en la segunda economía más grande del mundo podría ser la primera muestra tangible de una ralentización mayor que la esperada.

“Tenemos que ser cautos respecto al panorama para las importaciones”, dijo Raymong Yeung, economista jefe para el área de ANZ en Hong Kong, apuntando a que el mal clima podía ser un factor también.

La ecuación de crecimiento mundial ha cambiado, con choques políticos en Washington y en otras partes que han obstaculizado las políticas de estímulo que promueve el presidente Donald Trump.

Los datos alemanes, que contrastaron con las expectativas de un sondeo de Reuters que apuntaba a que las exportaciones se reducirían un 0.3 por ciento y las importaciones crecerían un 0.2 por ciento, llevaron al mayor superávit comercial en diez meses, en términos desestacionalizados.

La cifra de 21,200 millones de euros probablemente presione al Gobierno alemán para impulsar el gasto en inversiones como una forma de apoyar la recuperación económica en otros países, algo que pidió el Fondo Monetario Internacional el mes pasado.

El superávit por cuenta corriente de Alemania, que mide el flujo de productos, servicios e inversiones, subió a 23,600 millones de euros tras una lectura revisada a la baja de 16,000 millones de euros en mayo, según datos no ajustados.

El instituto Ifo dijo el martes que esperaba que la economía creciera un 0.8 por ciento en el segundo trimestre.

 

 

tfo

CARGANDO...