Máscara de Calakmul regresa a Campeche

Máscara de Calakmul regresa a Campeche luego de 10 años de recorridos en el extranjero. (Notimex)

La máscara de Calakmul, pieza funeraria elaborada en mosaico de jade, concha y obsidiana gris, regresó a Campeche, después de 10 años de recorrer países como Alemania, Estados Unidos, Italia y Francia.

“Es la máscara que nos ha dado presencia en el mundo a Campeche, ha sido nuestra embajadora y a partir del 2004, hizo una serie de visitas en exposiciones itinerantes a otros museos”, explicó Claudia Escalante Díaz, directora de Museos del INAH en Campeche.

Considerada una obra maestra del arte maya y conocida como la Embajadora de Campeche ante el mundo, la pieza se exhibe en el Museo de Arquitectura Maya ubicado en el Baluarte de la Soledad, junto con el resto del ajuar funerario.

“Es parte de la dinastía Kaan de los poderosos de Calakmul, de los gobernantes de la megalópolis de Calakmul, es la Dinastía Kaan. Es la embajadora por excelencia, debido a que es la pieza más reconocida del Patrimonio Cultural de Campeche”, explicó Claudia Escalante Díaz, directora de Museos del INAH en Campeche.

La máscara complementa el ajuar funerario de un gobernante de la dinastía Kaan, a quien pertenecía la Tumba 1 de la Estructura VII de la Zona Arqueológica de Calakmul, patrimonio mixto de la humanidad y hallada a principios de los años 80 por el arqueólogo William Folan.

“Vengo del centro de la República pues a conocer parte de lo que es nuestra cultura tan lejos de nosotros y darnos cuenta de nuestros orígenes, pues sí nos llena mucho de satisfacción”, dijo Fernando Flores, ciudadano.

La obra se compone de 57 teselas de jade, dos cuentas de obsidiana y una concha. Representa el rostro de un gobernante, cuya nariz y labios están hechos en una sóla pieza, los ojos simulan dos pupilas de obsidiana gris sobre dos círculos de concha nácar y las cejas son de pirita.

“Es una pieza extraordinaria, con un valor patrimonial inmenso y también con un valor artístico muy importante”, indicó Claudia Escalante Díaz, directora de Museos del INAH en Campeche.

Para los mayas, el jade es un componente esencial de las máscaras funerarias de sus soberanos, era una piedra asociada al agua y se le relacionaba con el cielo y el mar, primordial de la creación y símbolo de aliento vital, fertilidad y renacimiento.

Con información de Gerardo Sánchez.

Rar

CARGANDO...