Reducen cifra de generales para aumentar número de policías en Perú

LIMA, Perú, sep. 08, 2016.- En la alta cúpula de la Policía peruana existe un ambiente de gran incertidumbre desde que el gobierno anunció, sorpresivamente, el pase al retiro de 39 generales, casi la mitad de la plana superior. Todos sienten que nadie tiene el puesto asegurado.

En su plan de Gobierno, antes de ser elegido, el presidente Pedro Pablo Kuczynski propuso “refundar la Policía”, pero en Perú una de las instituciones que ha sido más reestructurada y reorganizada es precisamente la Policía.

De todos modos, ha llamado poderosamente la atención que la nueva reorganización comience por los puestos más altos.

Durante el gobierno anterior de Ollanta Humala, la plana de generales fue aumentada de 45 a 85. Una barbaridad, según expertos, para una institución que cuenta apenas con 128 mil efectivos, con un modesto promedio de un policía por cada 856 habitantes.

No es extraño por eso que la delincuencia haya crecido de manera alarmante. La tasa de victimización en el Perú es de 30 por ciento. Esto significa que por lo menos 9 millones de peruanos han sido afectados directamente por la delincuencia, en la mayoría, casos de robo al paso, hurtos, estafas y asesinatos. Es una cifra alta para la región.

Las nuevas autoridades del Ministerio del Interior planean ahora pasar al retiro a otros 400 coroneles, comandantes y mayores.

El objetivo, señalan, es mejorar la operatividad de la institución en la lucha contra la criminalidad. En otras palabras, la nueva estructura policial no requiere tantos generales, sí más efectivos en las calles.

Se ha planteado por eso como medida de urgencia que unos 2 mil policías dejen sus oficinas en Comisarías y puestos policiales para que se sumen al patrullaje y labores de vigilancia en Lima y otras ciudades del interior del país.

La ” refundación de la Policía” no será, sin embargo, tan sencilla. Primero, el Gobierno debe conseguir facultades legislativas para sostener estos cambios, pero las voces críticas ya se dejan escuchar.

El congresista aprista Mauricio Mulder dijo a Noticieros Televisa que la “purga policial” es completamente precipitada y que lo que se busca es mantener a los que se quedan con una espada de Damocles para que se vuelvan incondicionales políticos.

Un exdirector de la Policía, el general Eduardo Pérez Rocha, tampoco cree en los cambios que se están llevando a cabo y señala que la verdadera propuesta pasa por reforzar las comisarías con más efectivos y medios para el patrullaje.

Añade que la Policía peruana ni siquiera tiene equipos de comunicación y que lo único que se pretende es crear figuras para desprestigiar.

En tanto, mientras autoridades y políticos se ponen de acuerdo, el delito se mantiene imparable en las calles. Una gran mayoría de peruanos teme ser asaltado y hasta salir a almorzar a restaurantes con la familia o amigos; acudir a centros de diversión se ha convertido en un asunto complicado, en un problema de alto riesgo.

Es una batalla diaria que por ahora, desafortunadamente, la están ganando los facinerosos y criminales.

MLV

comentarios
CARGANDO...