#Muro #Trump

Qué podría hacer EU con el dinero que Trump quiere invertir en el muro

Valla fronteriza entre México y Estados Unidos. (Getty Images, archivo)

Los republicanos dicen que la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México costará entre 12.000 millones y 15.000 millones de dólares. Con ese mismo dinero se pueden hacer muchas cosas, entre ellas:

Financiar la Agencia de Protección Ambiental por casi dos años.

Comprar unos 150 aviones de combate F-35.

Financiar por seis meses estudios médicos en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés).

Financiar las operaciones militares en Irak y Afganistán por tres meses.

Financiar por ocho meses al Servicio de Rentas Internas.

Pagar los intereses sobre la deuda nacional por tres semanas.

Dar asistencia alimenticia a 45 millones de habitantes por aproximadamente dos meses.

EL MURO DE TRUMP SE TOPA CON LA REALIDAD

La promesa de Trump de construir de inmediato un “muro físico contiguo” a lo largo de toda la frontera con México se topa con la realidad de Washington: ¿quién va a pagarlo y cómo?
Nosotros no, dicen los mexicanos.

Los contribuyentes estadounidenses pagarán la factura, comenzando con el dinero existente en la cuenta del Departamento de Seguridad Nacional, que equivaldría a un pequeño pago inicial.

Después dependerá del Congreso, controlado por el Partido Republicano, encontrar los miles de millones de dólares más que se podrían necesitar, recortando fondos de otros proyectos nacionales para financiar el muro.

Trump prometió el miércoles que comenzará “de inmediato la construcción” del muro e insistió en declaraciones a ABC News en que México devolverá el dinero a Estados Unidos, aunque no ofreció detalles.

Es cierto en que el Departamento de Seguridad Nacional hay una pequeña cantidad de dinero disponible ahora dedicada a “vallas de seguridad fronterizas, infraestructura y tecnología”, unos 100 millones de dólares según una estimación del Congreso. Esto permitiría comenzar los trabajos de inmediato.

EL MURO, UNA IDEA POCO POPULAR

Hasta ahora se han construido vallas y bloqueos de vehículos a lo largo de 1054 kilómetros (654 millas) con dinero asignado por el Congreso en la década del 2000. Pero Trump prometió un muro, no solo una valla — y esto no es una idea popular.

“Los hechos no han cambiado. Construir un muro es la forma más cara y menos efectiva de asegurar la frontera”, dijo el representante republicano Will Hurd, cuyo distrito de West Texas abarca más de 800 millas de frontera. “Muchas áreas en mi distrito son perfectos ejemplos de donde es innecesario un muro y del impacto negativo que tendría en el medio ambiente, los derechos sobre la propiedad privada y la economía”.

Altos dirigentes del partido, como el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, elogiaron la postura conservadora de Trump.

Miembros republicanos de los comités de asignaciones tienen una mayor tendencia a controlar más los gastos.

“Hay una serie de complicaciones”, dijo el expresidente del Comité de Asignaciones de la Cámara Harold Rogers, que citó obstáculos como reservas indígenas y parques y bosques nacionales. Y gran parte del resto de los 2092 kilómetros (1.300 millas) es un terreno muy accidentado, con amplios costos de producción y un rendimiento limitado del dólar. “Es caro y es complicado”.

Cientos de kilómetros de la frontera son tan accidentados e inhóspitos que no tiene sentido ni intentar construir en ellos.

Y, en Texas, casi la mayoría de las tierras de la frontera son propiedad privada. Cuando el expresidente George W. Bush intentó levantar vallas fronterizas a partir de 2006 enfrentó una férrea oposición de rancheros y granjeros locales, muchos de los cuales llevaron al gobierno a los tribunales por sus planes para usar sus tierras.

En muchas áreas a lo largo del río Bravo, la valla se adentra hasta un kilómetro y medio (una milla) en territorio estadounidense para asegurar que la estructura no interfiere con el cauce del río o se construye sobre terreno sólido. El centro del canal marca la frontera y un tratado de 1970 con México requiere que las estructuras construidas en la zona no pueden interferir con el río.

Un popular campo de golf próximo al límite, en Brownsville, quedó separado del resto de la ciudad por la cerca y se vio obligado a cerrar en 2015.

“Construimos una valla a lo largo de la frontera casi tanto como nos fue posible sin violar leyes tribales, requisitos medioambientales y respetando la propiedad privada y personal de los habitantes”, dijo Michelle Mrdeza, que trabajó para el comité de Asignaciones de la Cámara durante el debate de la valla a mediados de la década de los 2000.

En la frontera sur hay instalados aproximadamente 563 kilómetros (350 millas) de vallas para peatones y 482 más (300 millas más) para vehículos, que se levantaron en las zonas más sensibles a los pasos ilegales.

“En la medida en que el problema es una barrera física, ya hemos abordado esa cuestión”, dijo el representante demócrata David Price, que presidió el comité del congreso que financió la valla cuando su partido controlaba la cámara. “Este enfoque, esta fijación con el muro y gastar una cantidad incalculable de miles de millones de mures en un muro es una tontería”.

UNA PARED DE LADRILLO CARA Y DIFÍCIL

Las estimaciones de costos preparadas hace una década sufrieron ya amplias variaciones. Un análisis de la contraloría del Congreso de 2009 elevó los costos a 6,5 millones de dólares por kilómetro (milla) para vallas peatonales y a 1,8 millones por km para barreras para autos. Una pared real de concreto o ladrillo sería más cara y difícil.

Ryan, en una entrevista concedida el miércoles a MSNBC, dijo que el Congreso trabajará con Trump en la financiación inicial del muro. Al mencionársele estimaciones de que el proyecto podría costar entre 8.000 y 14.000 millones de dólares, Ryan dijo: “Eso es correcto”.

Trump ha prometido en repetidas ocasiones que México pagará el muro, aunque ni él ni sus aliados en el Congreso son capaces de articular cómo. El presidente de México Enrique Peña Nieto fue claro al afirmar que su país no se hará cargo de la cuenta.

“Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que lejos de unirnos nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro”, afirmó Enrique Peña Nieto en un discurso televisado a la nación.

Las agencias estadounidenses ya fueron informadas de que revisen sus presupuestos para poder destinar fondos adicionales para el muro.

“Esos dólares de los contribuyentes se invertirían mejor en la búsqueda de curas para el cáncer y otras enfermedades, en hospitales y médicos para cuidar a nuestros veteranos, en ayudar a las comunidades con inversiones en agua limpia, en apoyar a la policía en nuestras comunidades”, dijo el senador demócrata Pat Leahy.

 

AAE

CARGANDO...