Profepa asegura 65 aves silvestres en el AICM

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), a solicitud de la Interpol, aseguró 65 aves de vida silvestre en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), debido a que el propietario no presentó la documentación que avalara su legal procedencia; mismas que posteriormente fueron liberadas en el Corredor Biológico Ajusco – Chichinautzin, al sur del Valle de México.

Durante una revisión de rutina en la sala E1 de la Terminal 1 del AICM, personal de la Interpol localizó a los ejemplares de vida silvestre que pretendían ser transportados por un pasajero en cinco jaulas de celosía de plástico tipo malla, con destino a la ciudad de Madrid, España.

Por lo anterior, se solicitó apoyo al personal de puertos, aeropuertos y fronteras de la Profepa en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), para realizar la inspección y valoración de los ejemplares.

Tras su revisión, los inspectores de la Profepa determinaron que las aves corresponden a: 51 colorines pecho naranja, cuatro cenzontle, seis colorines azul y cuatro picogrueso azul.

El pasajero, de nacionalidad española, no presentó documentación alguna que avalara la legal exportación de las aves, argumentando que las había adquirido en el Mercado de Sonora y desconocía que la exportación estaba regulada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Debido a que las aves no se encuentran enlistadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, ni son parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), no se presentó denuncia penal en contra del propietario, a quien personal de la Interpol acompañó a abordar su vuelo.

Las aves quedaron en depositaría de la delegación de la Profepa en la ZMVM, en donde un día después de haber sido aseguradas, se encontraron dos ejemplares de cenzontle muertos en la jaula que los contenían.

Especialistas de la Procuraduría emitieron un dictamen técnico en el cual se aconsejaba la inmediata liberación de los ejemplares vivos: 51 colorines pecho naranja, un cenzontle, seis colorines azul y cuatro picogrueso azul, por encontrarse clínicamente sanos y viables para sobrevivir y alimentarse en su hábitat natural de manera autónoma.

De esta manera, personal de la Profepa reintegró a las aves en el Corredor Biológico Ajusco-Chichinautzin, al sur del Valle de México y colindante con el estado de Morelos; hábitat que presenta condiciones óptimas para la supervivencia de los ejemplares de vida silvestre, además de ser una zona de distribución natural de los mismos.

Cabe señalar que un cenzontle quedó en las instalaciones de la delegación ZMVM de la Profepa para su observación.

LSH

CARGANDO...