Primer ministro holandés advierte a Turquía que no aceptará chantaje

El primer ministro holandés Mark Rutte, del Partido Liberal del VVD, hace campaña para las elecciones holandesas de 2017 en Breda, Holanda (Reuters)

El primer ministro holandés Mark Rutte, del Partido Liberal del VVD, hace campaña para las elecciones holandesas de 2017 en Breda, Holanda (Reuters)

El primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo este domingo que quiere “calmar la tensión” diplomática con Turquía, pero amenazó con “responder con las medidas adecuadas” si las autoridades turcas persisten en su actitud hacia los Países Bajos.

“Turquía es una nación orgullosa; Holanda es una nación orgullosa. Nunca podremos hacer negocios bajo este tipo de amenazas y chantaje“, señaló Rutte, que agregó que su gobierno seguirá trabajando para reducir la tensión allá donde pueda.

“Queremos desacelerar, pero si los turcos insisten en agudizar la tensión, responderemos adecuadamente”, dijo el jefe del Gobierno holandés.

Rutte informó de que anoche habló “ocho veces por teléfono” con su homólogo turco para intentar “llegar a una solución dialogada” con Turquía.

Desde Turquía, el ministro de Asuntos Europeos, Ömer Çelik, insistió en que la actuación de las autoridades holandeses, que impidieron que dos ministros turcos participaran ayer en un mitin político en Rotterdam, es “exactamente fascismo”.

Rutte reconoció no tener “ni idea sobre las consecuencias o implicaciones” de las amenazas del Gobierno turco, pero advirtió de que Holanda “intentará ser parte sensible” en este conflicto diplomático.

Sobre los disturbios de esta madrugada en el centro de la ciudad portuaria de Rotterdam, Rutte se ha mostrado “sorprendido” y ha dicho que pensó que “había seleccionado la película equivocada” en la televisión.

Al menos 12 personas fueron detenidas y un policía resultó herido durante los choques registrados entre la policía y los manifestantes turcos que acudieron a una plaza cerca del Consulado de Turquía para protestar contra la negativa del Gobierno holandés a permitir un mitin político en Rotterdam.

El ministro turco de Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, tenía previsto celebrar un discurso de campaña ayer sábado por el referéndum constitucional convocado por Ankara en el que se busca entregar el poder ejecutivo al presidente Recep Tayyip Erdogan.

Sin embargo, el Gobierno holandés retiró a Cavusoglu los derechos de aterrizaje en los Países Bajos, lo cual inició crisis diplomática entre ambos países, que incluyó intercambio de ataques verbales.

Erdogan dijo ayer que la actuación de Holanda es de “remanentes nazis y fascistas”. El Comité Internacional de Auschwitz se mostró hoy “consternado e indignado” por esas comparaciones entre los Países Bajos y el fascismo.

Las consideran “absurdas” y aseguran que “estas declaraciones son también irrespetuosas hacia los supervivientes del Holocausto que todavía sufren las consecuencias de la guerra”.

HVI

comentarios
CARGANDO...