Policía realizó detenciones arbitrarias en investidura de Trump, denuncia abogado

Algunos espectadores inocentes, entre ellos dos periodistas, fueron detenidos indebidamente con un grupo de 230 personas después de que algunos que se describieron como anticapitalistas comenzaron a romper cristales en Washington en el día de la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, dijeron abogados.

El sábado, el grupo fue acusado de un delito grave de disturbios, castigado con hasta diez años de cárcel y una multa de hasta 25 mil dólares.

Los inconformes rompieron las ventanas de un vehículo de emergencias, así como los cristales de una cafetería y dos sucursales bancarias, y prendieron fuego a una limusina, de acuerdo con documentos judiciales.

Los daños ocasionados por el grupo anarquista superaron los 100 mil dólares, según el informe.

De acuerdo con las leyes de la ciudad, si en el curso de disturbios una persona resulta herida de gravedad o hay daños a la propiedad por un importe mayor de cinco mil dólares, “todas las personas que a sabiendas incitaron o apremiaron a otros a que participaran en los desórdenes, pueden ser acusadas del delito”.

El abogado Mark Goldstone, que representa a unos 50 arrestados, dijo el domingo que la Policía “básicamente identificó un lugar donde había problemas y arrestó a todos”.

Según el abogado, no todos los detenidos cometieron acciones para ser considerados culpables del delito y describió las acusaciones como una extralimitación.

“Arrestaron a todos los que estaban en un lugar, incluidos reporteros, abogados, estudiantes de Derecho y manifestantes pacíficos”, señaló.

El jefe interino de la Policía, Peter Newsham, dijo el domingo que estaba “muy, muy satisfecho por la actuación policial del viernes ante las manifestaciones” y señaló que sólo se utilizó la fuerza cuando fue necesario para controlar a multitudes agresivas.

La Policía explicó que empleó gas de pimienta y balas de goma para controlar la multitud donde se efectuaron los arrestos.

Newsham subrayó que algunos manifestantes lanzaron piedras y ladrillos contra los agentes.

El abogado Goldstone manifestó que la Policía debe hacer intentos razonables para identificar a los infractores individuales y no hacer detenciones generales.

“Uno de los detenidos llevaba una camiseta que lo identificaba como observador legal, es decir, que acudía para observar e informar de las actividades de la Policía y los inconformes”, señaló Goldstone.

LHE

CARGANDO...