Papa Francisco pide a católicos chinos mantenerse abiertos al diálogo

papa Francisco, oración de Regina Coeli, Plaza de San Pedro, Vaticano

El papa Francisco da su mensaje durante la oración del mediodía de Regina Coeli en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (AP)

El papa Francisco dirigió un mensaje a los católicos que viven en China para que contribuyan a “la comunión entre los creyentes y para la armonía de toda la sociedad” y se mantengan “abiertos al diálogo”.  

Tras el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus en el tiempo pascual, el pontífice recordó que el próximo 24 de mayo se celebra la fiesta de Nuestra Señora la Virgen María Auxilio de los Cristianos, que se venera en el santuario de She Shan en Shanghái.

Ese día, dijo, “nos uniremos todos espiritualmente a los fieles católicos en China”.

Después dirigió un mensaje a los católicos chinos a quienes le pidió levantar “la mirada hacia María, nuestra madre, para que nos ayude a discernir la voluntad de Dios sobre el camino concreto de la Iglesia en China y nos sostenga en el acoger con generosidad su proyecto de amor”.

Les recordó que María “anima a ofrecer nuestro personal contribución para la comunión entre los creyentes y para la armonía de toda la sociedad”.

“No nos olvidemos de testimoniar la fe con la oración y con el amor, manteniéndonos abiertos al encuentro y al diálogo, siempre”, agregó.

En China existe una Iglesia católica oficial, la llamada Asociación Católica Patriótica, aprobada por el Gobierno, y otra clandestina y a menudo perseguida que responde al Vaticano, pues Beijing rechaza que la Santa Sede pueda nombrar obispos sin contar con su aprobación.

Existen cerca de diez millones de católicos en China, aunque divididos entre quienes siguen a la Iglesia oficial y los fieles al papa.

Esta situación ha derivado en que siete obispos chinos hayan sido ordenados sin el permiso papal y una treintena lo sean en la Iglesia clandestina.

Aunque con Francisco las posiciones se han acercado y ha habido colaboraciones a nivel cultural, los dos Estados no mantienen relaciones diplomáticas oficiales desde 1951, cuando Mao Zedong expulsó del país al nuncio de la Santa Sede y a sus misioneros católicos.

Beijing exige que el Vaticano rompa previamente con Taiwán para poder establecer relaciones.

 

RAMG

 

 

comentarios
CARGANDO...